sanitas

Lo que debes saber sobre la cirugía de elevación de pecho

Actualmente se recurre con mucha frecuencia a la cirugía de elevación de pecho, o mastopexia, cuándo se tienen los pechos caídos, llamada en términos técnicos ptosis mamaria.

Esta situación se presenta con frecuencia por causa de la edad, condiciones genéticas, pérdida de peso o por consecuencia del embarazo. Además, la piel del tórax suele ser fina y elástica, por lo que se favorece esta situación.

Cirugía de elevación de pecho
Sharon Stone celebrando su 60 cumpleaños en Miami

Técnicas disponibles para la cirugía de elevación de pecho

Este procedimiento estético puede enfocarse en distintos aspectos, pero lo básico es retirar la piel sobrante.

Adicionalmente, según el caso, se puede necesitar efectuar el reimplante y la remodelación de la glándula mamaria, colocar prótesis o reubicar el pezón en el lugar adecuado.

Existen diversos tipos de incisión dependiendo del tamaño inicial de la mama, del resultado final deseado y del estado de la piel. Si deseas corregir un pronunciado descenso, se utiliza la incisión vertical, desde la areola hasta debajo de la mama, o la llamada en “T” invertida, donde además de la incisión vertical se realiza una segunda debajo de la mama.

En el caso de que el descenso no sea muy acentuado, se puede colocar una prótesis, para lo cual se utiliza con frecuencia la técnica “Benelli”, donde la incisión se realiza alrededor de la areola, con lo que se minimiza la visibilidad posterior de la cicatriz.

En cuanto a la colocación de prótesis, puede ser como parte de la mastopexia o con el propósito de aumentar también el tamaño del pecho, con una mamoplastia 

La vía de la incisión puede ser periareolar, axilar o submamaria, lo que tiene relación con la zona donde te colocarán la prótesis, que puede ser detrás de la glándula mamaria o detrás del músculo pectoral.

Tipos de prótesis mamarias

Debes considerar varios aspectos a la hora de decidirte por una determinada prótesis. Uno de ellos es el material que las constituye.

Todas las prótesis mamarias tienen una cubierta de silicona, pero el relleno puede ser de solución salina, que da un resultado más firme, o de gel de silicona, que produce un efecto más suave y natural.

Con respecto al tamaño, oscilan entre 150 cc y 450 cc, y la decisión acerca de cuál es el volumen a colocar es recomendable que la tomes junto con tu cirujano.

Cirugía de elevación de pecho

La superficie de las prótesis es otro aspecto que varía, las hay de superficie rugosa, lo que evita que el proceso de cicatrización interna alrededor de la prótesis se exacerbe y llegue a lo que se conoce como contractura capsular periprotésica, que puede llevar hasta el desplazamiento de la prótesis.

Las de superficie lisa tienen mejor pronóstico en caso de infección, un aspecto más natural y son más suaves al tacto, aunque tienen menos protección contra el desplazamiento.

Según la forma que presentan, las prótesis pueden ser redondas o anatómicas. Las redondas son, como su nombre indica, la mitad de una esfera. Las anatómicas, por el contrario, tienen forma de gota, con lo que simulan la forma de la glándula mamaria. La diferencia la veremos en los resultados.

Entre la zona de la mama y la clavícula hay una transición, que en el caso de las prótesis redondas resulta más acentuada, más marcada, sobre todo en el caso de pacientes muy delgadas. Esta transición es más suave y progresiva en el caso de prótesis anatómicas y el resultado será más natural.

Cuándo hacer la cirugía de elevación de pecho

Lo ideal es realizar este tipo de cirugías cuando se haya finalizado con las etapas de embarazo y lactancia.

Sin embargo no hay ninguna contraindicación ni dificultad en amamantar después de la colocación de prótesis. En caso de que la cirugía se haya efectuado antes de iniciar los embarazos, se puede realizar una evaluación una vez finalizada la lactancia, y si es necesario, realizar una nueva intervención.

Cirugía de elevación de pecho

Antes y después de la cirugía de elevación de pecho

Los días anteriores a la cirugía de elevación de pecho es conveniente que te bañes con algún jabón germicida y no tomar medicamentos que contengan salicilatos desde tres semanas antes.

También tendrás que adquirir el sujetador postquirúrgico indicado por el cirujano, para tenerlo listo después de la intervención.

Tras la intervención se coloca un vendaje compresivo por varios días y después de retirarlo se utilizará el sujetador por tres semanas, dejando de usarlo solo por períodos cortos.

También debes realizar masajes hacia abajo y hacia adentro varias veces al día desde el tercer día de la cirugía para evitar la contractura de la cápsula. El tratamiento debe tomarse según las instrucciones y los drenes se retirarán entre uno y tres días después, dependiendo del sangrado.Evita elevar los brazos o realizar labores fuertes durante las tres primeras semanas.

Las suturas se retiran alrededor del séptimo día y se cubre la cicatriz con un esparadrapo que no cause alergia. Cualquiera sea la técnica utilizada, las cicatrices irán perdiendo su enrojecimiento progresivamente, y se asentarán definitivamente un año después de la cirugía.

cirurgia pecho

Mitos y verdades de cirugía de elevación de pecho

  • El postoperatorio siempre es doloroso

Es normal sentir cierto dolor en el esternón o bajo los pechos y algo de molestias en los mismos.

  • El postoperatorio provoca mareos y fiebre

Algo de fiebre hasta los 38°C es esperable durante los primeros dos días. El edema o hinchazón de los pechos puede durar hasta tres meses. Esto es más frecuente en casos de colocación de la prótesis detrás del músculo pectoral.

  • Las prótesis son un peligro para la salud

Se ha mencionado que la silicona es tóxica o que puede producir cáncer. Después de haber realizado numerosos estudios científicos, no hay evidencia de que dé soporte a tal afirmación, ni en relación con el cáncer ni con ninguna otra enfermedad.

  • La colocación de prótesis es definitiva


Deberías renovar las prótesis a los 10 o 15 años de colocadas. Además, puede haber otras indicaciones para reintervenir, como contractura capsular periprotésica, infección o después de haber pasado por las etapas de embarazo y lactancia.

  • Las prótesis impiden la lactancia

De ninguna manera, las prótesis utilizadas en este tipo de cirugía nunca interfieren ni con la producción ni con la secreción de leche, ya que siempre están colocadas detrás de la glándula mamaria o inclusive detrás del músculo pectoral.

Esperamos que esta información te haya sido útil y tengas más claro todo aquello que concierne a la cirugía de elevación de pecho.

 

Articulo validado por la Dr. Elvira Linares Noguera

También te puede interesar leer: tonificar los brazos y el pecho en un solo ejercicio

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

¡Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]