sanitas

Los 5 consejos a seguir si estás al cuidado de padres mayores

Si eres baby boomer estás en esa época en la que ya has alcanzado muchas metas, tienes salud, hijos de los que sientes orgullo y unos padres mayores de los que puedes disfrutar. Aún así, si tus padres ya rondan los 80 y 90 años, no es de extrañar que ya hayas tenido que ejercer de cuidadora de alguno de ellos. Estar a cargo de una persona mayor en situación de dependencia puede ser estresante y desembocar en el síndrome del cuidador. Te damos 5 consejos que pueden ayudarte.

1. Evaluación

Habla con tus padres y comprueba su nivel de dependencia, cómo se sienten acerca de sus necesidades y de las posibles opciones a tomar.  Puede parecer una tontería pero es posible que te cuenten cosas que no pensabas oír. Quizá debas también pedir opinión profesional sobre su estado general de salud, su nivel de deterioro cognitivo y las habilidades funcionales que tienen.

2. Organización

Coloca toda la documentación médica, legal y bancaria en ubicaciones conocidas. Recuerda que, mientras tengan la capacidad cognitiva suficiente, ellos tienen todo el derecho a decidir sobre sus objetos personales. Todo el proceso de su cuidado debe llevarse con la máxima sensibilidad, respeto mutuo y acuerdo entre las partes.

3. Pide ayuda

Contar con apoyos familiares y sociales resulta esencial en el cuidado a largo plazo de personas mayores. Es una labor de equipo en la que deben participar tanto médicos como los servicios sociales y el resto de la familia, amigos cercanos o vecinos.

4. Date un respiro

Si trabajas, no siempre podrás estar con tus padres mayores. Y aunque te dediques a su cuidado a tiempo completo, también deberás darte un respiro. En ambos casos hay soluciones, sin necesidad de llegar a la institucionalización de la persona mayor.

La Ley de Dependencia pone a disposición de los ciudadanos las Unidades de Estancia Diurna, cuyas plazas están concertadas con la Administración Pública. Por otro lado, esta Ley recoge el servicio de respiro familiar en su artículo 25.3. Este consiste en “la prestación del servicio de atención residencial () durante vacaciones, fines de semana y enfermedades o periodos de descanso de los cuidadores no profesionales”.

5. Cuídate para poder cuidar

Todo aquel que haya cuidado a una persona mayor sabe el desgaste físico y emocional que implica. Por eso es clave dosificar los esfuerzos, conocer nuestras limitaciones y no cometer el error de volcarnos por completo en la dedicación a nuestros padres.

Socializa, haz ejercicio, lleva una vida ordenada y una alimentación saludable y pide ayuda en caso de agotamiento, trastornos del sueño o síntomas de ansiedad o depresión. No descuides tus horas de descanso. Piensa que solo si tú te sientes bien, estarás en disposición de cuidar de otras personas.

Una labor común

El aumento de la esperanza de vida ha provocado un aumento de familias con padres mayores a los que cuidar. En estos casos, necesitaremos desarrollar una serie de habilidades para poder darles un excelente trato.

Sin embargo, no estamos solos en este proceso, porque los servicios sociales y sanitarios, la tecnología y la legislación se están adaptando a esta situación y aportan su parte, en una sociedad que no se olvida de sus mayores.

Es un problema del cual nuestros politicos hablan muy poco. Sobre todo si quieres aportar información interesante o contarnos tu experiencia no dudes en escribirnos  a [email protected]

También te puede interesar leer: ¿Podemos dejar a nuestros mayores solos en verano sin culparnos?

 

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

¡Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]