¿Debemos tomar leche después de los 50?

Saludos a todos Babús. ¿Cómo va la semana sin trigo? Seguro que muy bien. Recordar que el trigo puede ser potencialmente malo para vosotros, desde los que no sabéis que sois sensibles al gluten, a los que os sube mucho el azúcar en sangre.

Si recordáis el post de la semana pasada, hablamos del equilibrio de pH que tiene que haber en el cuerpo humano entre la acidez y la alcalinidad. El pH del cuerpo tiene que estar entre 7,35 y 7,45, por debajo de este nivel estaremos en un ambiente ácido, por encima estaremos en un ambiente alcalino.

Debido al estilo de vida actual y la cantidad de alimentos ricos en azúcar que tomamos, acidificamos nuestro cuerpo y esto predispone a la aparición de enfermedades, procesos inflamatorios e inmunodepresión.

Tampoco hay que llevarlo al extremo, es decir, el pH tiene que tener una ligera inclinación hacia la alcalinidad, ya que un ambiente puramente alcalino, la vida no sería posible. Todo es cuestión de equilibrio.

¿Cómo podemos alcalinizar nuestro organismo?

Mediante el consumo de alimentos alcalinizantes. Estos alimentos son ricos en potasio, magnesio y calcio. Todos pensaréis entonces que los productos lácteos son ricos en calcio y que estos os sientan muy bien. Y si os dijese que los lácteos son alimentos muy ácidos.

¿Debo tomar leche?

Esa es una muy buena pregunta. Parece que si no tomáis leche vais a acabar desarrollando una osteoporosis o cualquier enfermedad de los huesos en la que la mineralización ósea esté disminuida y vuestros huesos se vuelvan frágiles y quebradizos.

Los primeros que no deben tomar leche (más bien no pueden) son los intolerantes a la lactosa. Al igual que pasa con el trigo, hay mucho intolerante a la lactosa que no lo sabe y la consume con la intención de captar todo el calcio posible. Según la intolerancia a la lactosa que tengáis, os sentará peor o fatal la leche.

No todos sois intolerantes a la lactosa, pero eso no quiere decir que no podáis probar a quitaros por una temporadita, el líquido en el que se bañaba Cleopatra.

Al igual que ha pasado con el trigo la producción masificada de leche ha hecho que durante los distintos procesos de pasteurización, la leche haya ido perdiendo parte de sus propiedades, durante este proceso se destruyen las enzimas naturales, vitaminas y minerales que permiten la digestión de los azúcares y grasas de la leche.

Los lácteos son ricos en antígenos, que agotan y saturan el sistema inmunológico lo que predispone a la aparición de enfermedades. Por lo tanto el consumo de lácteos puede debilitarnos y hacer que cualquier virus nos afecte. Nos resfriamos más de la cuenta y no sabemos por qué hasta ahora.

¿Qué pasa con el calcio?

Para una correcta asimilación del calcio es necesario el aporte de vitamina D y magnesio. Por si no lo sabéis la vitamina D se sintetiza a través de la luz solar, no quiere decir que os tiréis tomando el sol todo el día. Con 15 minutos 3 veces por semana, tenéis suficiente.

Pero si los lácteos son ricos en calcio ¿cómo puede ser que se trate de un alimento ácido? Porque como comentábamos antes es un alimento muy procesado. Y entonces ¿deberíais tomar leche no pasteurizada?. Evidentemente no, ya que aumentarías el número de bacterias en vuestro organismo. Es decir, no debilitáis el sistema inmune pero le hacéis trabajar más. Mal asunto.

Pero volvamos al tema del calcio, que es un mineral alcalinizante, si los lácteos son ácidos, se supone que con el calcio que va presente neutralizaríamos el efecto. Pues tampoco es cierto, porque para ello haría falta mucho más calcio presente en la leche.

Incluir el sashimi en nuestra dieta es una buena idea. Foto:gtres
Incluir el sashimi en nuestra dieta es una buena idea. Foto:gtres

Y ahora estaréis preocupados por vuestras reservas (si es que tenéis) de calcio. El calcio no está solo presente en la leche, también está presente en otros alimentos como los frutos secos, almendras y avellanas, vegetales verdes, col, repollo, espinacas y brócoli, pescados como sardinas y salmón, avena, algunas legumbres y las semillas de sésamo.

Más de uno pensaréis que debo estar bromeando con el tema del calcio y la leche. ¿Y si os dijese que la menor cantidad de casos de osteoporosis se da en Japón dónde no consumen leche y sí otros productos, mientras que en Europa dónde consumimos muchos lácteos la tasa de osteoporosis es muy alta?

¿Qué toman los japoneses que nosotros no tomamos? Pues si habéis estado un poco avispados, ¿Qué contiene pescado, verduras y sésamo? Lo habéis adivinado, sashimi. Os animo a que aumentéis estos alimentos en vuestra dieta y veréis qué bien van.

Haciendo un inciso, ¿si el trigo es ácido y los lácteos también? Un desayuno con leche y cereales o un bocadillo de queso pueden aumentar considerablemente la acidificación de vuestro organismo.

¿No podéis vivir sin leche? Cambiad a la leche de almendras o avellanas. Y respecto al queso, desde nuestra sección de nutrición vamos a daros alternativas para que podáis disfrutar de alimentos parecidos en cuanto a textura y sabor pero que no aumenten el medio ácido.

La próxima semana hablaremos de las carnes animales, otro alimento terriblemente ácido y por qué podéis sustituirlo.

Probar a quitar la leche y sustituirla por otros alimentos y decirle adiós a los resfriados y más enfermedades.

Hasta la semana que viene Babús. No dudéis en preguntarme cualquier duda, os responderé encantado.

Carlos García Martín fisiosesto.com
Carlos García fisiosesto.com
No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>