Vivir sola a los cincuenta años: ventajas y desventajas

Vivo sola a los 50, ¿y qué?. Muchas de vosotras me entendéis perfectamente, sois conscientes de que vivir sola a nuestra edad es una gozada, aunque no por ello nos libramos de los juicios y prejuicios sociales. Unos juicios que, en mi caso, ya no me importan en absoluto.

He llegado hasta aquí atravesando el camino de la vida, que no ha sido siempre un camino de rosas. Es más, si lo hubiese sido, pensaría que no he vivido bien, que me he perdido lo mejor, porque, chicas, una vida plena no se entiende sin los momentos amargos, las preocupaciones y las situaciones al límite. Lo demás es una vida insulsa.

Yo digo con orgullo que la mía ha sido plena, que no he tenido más remedio que controlar mis emociones y así he aprendido, he crecido como persona.

No me quiero ir por las ramas. Soy cincuentañera y en este post os quiero hablar, sobre todo, de las ventajas que tiene vivir sola. Está bien, también os contaré alguna que otra desventaja.

Los beneficios de vivir sola cuando ya tienes los cincuenta (o estás muy cerca de conseguirlo)

Hago lo que quiero y cuando quiero

A mi edad la palabra LIBERTAD se escribe así: en mayúscula. En mi casa hago exactamente lo que quiero y cuando quiero. Sí, chicas, si quiero ir desnuda, o descalza, o en ropa interior, pues lo hago. ¿Sabéis lo bien que se siente una sin los agotadores tacones y la ropa puesta?

 

vivir-sola
Foto gtres

Muy importante: me gusta comer sano, así que me preparo lo que más me apetece en ese momento, sin tener que preocuparme por preparar comida para nadie más.

No discuto por el mando a distancia, ni nadie me molesta cuando quiero leer un libro o ver mi serie favorita en la tableta. Entro y salgo sin dar explicaciones, sin mirar el reloj. Y otro dato también importante: en mi casa entra y sale quien yo quiero, sin más compromiso que el que yo esté dispuesta a asumir.

 Tengo la casa como a mí me gusta

Atrás han quedado los años en los que tenía que recoger lo que los demás se dejaban en medio. Se acabó ir detrás de nadie. Mis hijos hacen su vida, mi ex la suya y yo la mía. A mí me gusta el orden, aunque, de vez en cuando, también me tomo la libertad de dejar las cosas a su libre albedrío sin preocuparme de nada más.

vivir-sola
He elegido hasta el armario de Ikea yo mismo..

Todo el armario es para mí solita (y los del cuarto de al lado también)

Chicas, eso de estar un fin de semana entero guardando la ropa por temporadas porque en el armario ya no cabía ni una prenda más se acabó. Ahora tengo todo el armario para mí sola y también el de mis hijos, que para eso ya se han ido. Aún no tengo nietos y creo que me quedan algunos años para ello.

Estoy en esa edad de oro en la que la madurez me ha dado experiencia, pero en la que me siento más viva que nunca.

No te cortes en comprarte ese conjunto que tanto te gusta, la vida son dos días, así que aprovecha para darte los caprichos que te apetezcan sin pensar demasiado. Mañana no sabemos dónde vamos a estar.

vivir- sola
Foto gtres

Mis aventuras son excitantes (pero sin tener que cargar con nadie)

Es verdad que la menopausia nos pasa factura, pero existen muchas soluciones para ello. Yo no me corto en absoluto, a nuestra edad podemos mantener una vida sexual plena. Las aventuras son muy excitantes.

Como bien sabes, a esta edad ya nos hemos desengañado más de una vez e ilusionado otras tantas. Veo las cosas desde otro punto de vista, me divierto, disfruto del sexo y del amor, pero no estoy dispuesta a cargar con nadie. Llevo con orgullo mis mochilas y otras las dejé hace tiempo atrás. Volarás alto si vas ligera.

Ahora las desventajas (que alguna tiene también)

Es verdad que no hay nada como que una mujer viva sola a esta edad. Sin embargo, a veces también noto la casa demasiado vacía y echo de menos la conversación. Lo mejor es que se me pasa rápido.

Te cuento mis trucos. Si estás un poco depre, llama a tus hijos, a tu mejor amiga o amigo, o a tu madre. Habla con alguien que te levante el ánimo y te haga reír. La risa es la mejor de las terapias y, cuando te quieras dar cuenta, se te habrá pasado el bajoncito que has tenido.

Otra de las desventajas de vivir sola es que te toca hacerlo todo a ti sola. Si no te puedes permitir pagar a alguien que haga las tareas, o simplemente no quieres hacerlo, pues te va a tocar a ti ocuparte del trabajo doméstico sin poder delegar, también a a veces me toca cambiar alguna bombilla.

Por otra parte, cocinar para uno solo puede ser un poco triste. Cuando me siento así, invito a una amiga.

Pero lo único que pueda echar en falta realmente es un buen achuchón en la cama antes de dormir o que alguien me haya preparado un buen desayuno y me de un buen abrazo nada más levantarme.

A pesar de algunas desventajas, vivir sola como mujer a los cincuenta tiene muchos beneficios. Solo nos queda seguir aprovechándolos y ser felices. Porque como dice el refrán: mejor sola que mal acompañada. Y para distraerme: leo Babú Magazine!

Si como Marisa nos quieres escribir para contarnos tus experiencias no lo dudes y envianos tu texto a [email protected]

También te puede gustar leer: aceptar nuestro cuerpo después de los 50

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>