‘amor50’

Consejos para superar el síndrome del nido vacío

Había oído hablar mucho sobre el síndrome del nido vacío antes de que llegase el momento en el que mis dos hijos se independizaran. Sin embargo, no fue hasta ese momento de cambio en las rutinas del hogar cuando realmente fui consciente de esa sensación de vacío que queda cuando la casa se llena de silencio en tantos instantes de la semana. Como madre sabía que este cambio era un cambio lógico, puesto que los hijos buscan su propia autonomía.

En mi interior, necesité un poco más de tiempo para asimilar este cambio, comenzar un nuevo principio. El cambio produce cierta incomodidad por la necesidad de adaptarte a las novedades. Y en esta situación, la tendencia hacia la comparación de esta nueva situación familiar con la referencia habitual de la imagen previa hacía que todavía echase de menos ese tiempo de estar todos juntos en casa.

Este síndrome puede producir la sensación de tristeza que acompaña a una despedida. Evidentemente no se trata de un adiós, dado que el vínculo sigue muy presente, cambian las circunstancias, pero no el amor. Esta distinción me ayudó a darme cuenta de que lo esencial permanece.

No todas las personas viven los síntomas de este síndrome cuando sus hijos se independizan. Por tanto, es muy importante no establecer una asociación general de causa y consecuencia entre ambas ideas.

¿Cómo afrontar este síndrome? A continuación, comparto contigo algunas ideas basadas en mi experiencia (pero recuerda que cada testimonio es único).

síndrome del nido vacíoConsejos para superar el síndrome del nido vacío

1. Cambia la manera de ver las cosas

Observa este momento como una oportunidad para reforzar la relación con tu hijo. Por ejemplo, algunas de las conversaciones pueden girar en torno a las novedades de esta nueva etapa.

Novedades vinculadas con su nueva situación tras haberse independizado, pero también con tus nuevos objetivos personales. Es bueno acompañarlo en estas nuevas aventuras y demostrarle que lo vas apoyar.

No solo comienza un nuevo periodo en la vida de tu hijo, tú también puedes experimentar el inicio de una etapa especial. Tomar conciencia de esto puede ayudarte a situarte como protagonista de esta fase de madurez, en lugar de situarte en el rol de espectadora. ¡Es el momento de pensar más en ti!

2. Cambios en la decoración del hogar

Puedes empezar por ahí. Un jarrón con flores naturales en el salón, un nuevo cuadro en la pared son pequeños ejemplos de cómo este sencillo proyecto de actualización de algunos elementos de decoración puede motivarte a dar una nueva imagen a la casa en este periodo de cambio familiar. Tu casa sigue siendo tu hogar.

También puede ser muy buen momento para renovar un poco tu armario…ahí te lo dejo…

3. Tiempo de pareja

Si tienes una relación sentimental, disfruta de las citas de este momento. Paseos, planes culturales, viajes y aficiones compartidas pueden enriquecer este descubrimiento mutuo. Por fin la posibilidad de pasar unos días tranquilos en pareja. Un tiempo en el que también puedes seguir conociéndote a ti misma.

4. Orden de prioridades

Las circunstancias personales influyen en la forma de gestionar el tiempo. En etapas previas de tu vida puede que hayas dejado en un segundo plano posibles objetivos que has postergado para ese momento en el que tuvieses más tiempo.

Este puede ser un buen momento para comenzar a dedicar más espacio a algunas de esas rutinas. No solo puedes recuperar aficiones que siempre te han encantado, sino que también puedes descubrir otras nuevas.

Yo por ejemplo me apunte a cursos de pintura y me lo estoy pasando bomba todos los martes y  jueves. ¡Y qué satisfacción cuando termine mi primer cuadro y lo cuelgue en mi nueva cuenta de Instagram!

síndrome del nido vacío

5. Lectura, cine y música y… ¡ejercicio!

Enriquece tu vida con las reflexiones de buenos libros, con la perspectiva de historias del séptimo arte y con la banda sonora de melodías inolvidables. Puede parecer un poco cursi pero los libros, las películas y las canciones te aportan compañía, alimentan tu corazón y te ofrecen nuevas lecciones que tú completas con tu interpretación. A mi me ayudaron mucho.

En Babú Magazine siempre recomiendan hacer ejercicio cada día, aunque sea solo caminar media hora o hacer un poquito de yoga o pilates.

6. Pensamiento positivo ante el cambio

Acepta aquello que sientes en esta etapa, pero intenta trascender este instante para observar la dimensión positiva que existe en la base de este proceso de cambio.

Los hijos se independizan y emprenden su propio proyecto vital. Puedes acompañarles con una comunicación frecuente y el refuerzo positivo en este tiempo que es tan relevante para ellos.

Cuando tus hijos son felices, tú también eres más feliz. Cuando ellos perciben que tú te alegras con sus ilusiones, también disfrutan más del presente.

7. ¿Qué síndrome del nido vacío? ¡Si tenemos whatsApp!

Bueno esto es muy importante. La vida a cambiado mucho desde la generación de nuestras madres. Ahora estamos lejos sin serlo tanto. Si tus hijos se han mudado a un destino lejos de casa, potencia la cercanía emocional de la mano de la comunicación tecnológica. Desde el móvil o el ordenador es muy fácil ahora hacer videollamadas.

¡No es lo mismo que un buen abrazo pero mejor que nada!

Cómo mantener el optimismo en esta etapa

Vive el presente de tu vida, en cada etapa conectando con la belleza del ahora. Ten paciencia para asimilar los cambios que cambian tu zona de confort previa para ampliarla con nueva información. Por ejemplo, puedes practicar la escritura creativa a través de la redacción de un diario en el que anotas instantes de gratitud.¿ Y porque no crear un blog?

Por tanto, aunque el síndrome del nido vacío puede producir tristeza, te animo a vivirlo como una etapa de ilusión. Si toca esta situación durante la menopausia y la sensación de soledad afecta a tu rutina habitual y a tu estado de ánimo no tengas miedo de consultar el asesoramiento de un especialista.

1 Comentario
  1. Quiero decir a todas las mujeres que disfruten de esa etapa de tranquilidad y tiempo libre para una misma, es nuestro momento de ver muchas cosas y compartir con nuestros amigos de estar con nuestros hijos sin agobios ni obligaciones .. sin horarios… y con todavía una juventud madura!!

    Nuestros hijos segurísimo volverán otra vez a nuestro nido vacío….lleno de nietos y otra vez nuestro tiempo se acortará y se agotará.
    Y con todo nuestro cariño y agotamiento les ayudaremos cuando nos necesitan!!
    Anulando otra vez nuestro espacio nuestro tiempo.,,
    Nido Vacío..? Bendito sea esa etapa relajada !!

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

¡Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]