sanitas

¡Que viene el niño¡ ¡Que ya está aquí¡

Maruja, de 57 años y Babú nos cuenta qué haría si le tocara el premio gordo de la Lotería del Niño.

Me llamo Maruja y, no es lo que pensáis. No estoy embarazada, los milagros no existen, ni tampoco mi familia se va a aumentar por la incorporación de algún enano, no. Me estaba refiriendo a la Loteria del Niño que será como siempre el 6 de Enero.

Una vez que nuestro sorteo del 22 de Diciembre solo nos dejó salud, paz y amor, tenemos que esperar a este nuevo sorteo, por si casualidad suena la flauta.

En este sorteo a los 20 euros tocan solo 200 mil euros, en diferencia al de Navidad que el premio al gordo son 400 ml euros. La diferencia es que tiene más reintegros, por eso la probabilidad de que toque algo es mayor, eso sí premios pequeños.

Hay muchas cosas que no entiendo. ¿Por qué no es el sorteo el día cinco? Si te toca aun puedes salir disparado a comprar cosas que antes no podías permitirte.

Vamos a lo que importa, aquí estoy llena de confianza, con el palpito de que esta vez me va a tocar. El otro día soñé que me tocaba el gordo y, como el cuento de la lechera, estuve toda la noche en mi sueño viendo que hacía con el dinero.

Lo primero calculaba. Bueno pues solo juego 60 euros en un mismo número. Y empiezo a soñar, con las matemáticas a mi lado:

  • ¡Sale el gordo y es el mio! Jajajaja, tengo 600 ml euritos en el bolsito. Poco me dura la alegría, llama a mi puerta el Sr. Montoro y me dice que de mi décimo a él le ha tocado el 20% y, eso que no jugaba. Qué risa le entra y a mí se me queda una cara de póker que para que. Acabo de quedarme sin  120 ml euritos y sin nada a cambio. Los lagrimones empiezan a desfilar por mi cara. Pronto comienza la desgracia para el pobre que se ha hecho rico.
  • Me quedan 480 ml euros, ¡tranquila! ¡tranquila! Vamos a ver ahora que hacemos. La hipoteca la tengo pagada. Una casa nueva significa invertir este dinero y vender la mia, nuevamente líos con Hacienda, ¡buffff! Opción descartada, me quedo en mi casa.
  • Coloco el dinero en el Banco y con los intereses todos los meses me doy un viaje, una cena, vamos al teatro. Me froto las manos, esto me encanta. Pero aparece el Director de mi Entidad y me dice que los depósitos a plazo tienen una remuneración del 0,20%. Nuevamente cojo mi calculadora y ¡resulta que salen 760 euros al año!; no puede ser, repito la operación y sale lo mismo. Encima me dice el Director: ” recuerda que de ese importe te retienen el 21%” . Le contesto: “¿otra vez Montoro?”. Si, si otra vez él.  Es decir, que tengo un montón de dinero y solo me dan 600 euros al año. Vamos, 50 euros al mes, pues como no vaya al Mcdonalds, difícil lo tengo.
  • “Bueno no te pongas así “, me dice el Director, tenemos fondos y productos de riesgo que pueden darte mas tipo, eso si puedes perder parte del dinero invertido por el riesgo que tienen. Las lágrimas me están haciendo grandes surcos en mi cara.
  • Lo tengo claro, no mete nadie ya mano a mi dinero. Me lo gasto todo. Voy a viajar y a ver mundo. Lo primero aterrizó en New York y corro a Tiffany&Co y me hago una foto delante de su escaparate, vestida a lo Audrey Herpbun. Primer sueño cumplido.
  • Después continuo programando mis viajes, buenos hoteles, mejor comida y no escatimo en gastos. Estoy disfrutando como una loca y me siento feliz. Además no veo que nadie llame a mi puerta para gravarme en este consumo. He triunfado.

Por desgracia suena el despertador son las siete de la mañana y comienza mi dura jornada. El sueño que he tenido me hace pensar, ¿merece la pena atesorar? .Pagas cuando inviertes, mientras lo tienes y cuando lo vendes. ¿Ahorrar? ¿Para qué? Percibo pocos intereses y encima tengo que volver a pagar impuestos. Pues he soñado lo correcto, como me toque el Niño a viajar, comer y beber, nuevamente oigo lo que me decía Montoro cuando lloraba: “Quiere la jeringa y los dos reales”. No, no soy avariciosa, es que para una vez que me toca.

También oigo al Director que dice a mi espalda: “Paco se casó en Segovia, cojo, manco y arreao. Como sería la novia de Paco, si Paco fue el engañao”. Pienso: “os conozco bacalaos aunque vengáis rebozados”.

Lo dicho a vivir que la vida son dos días y que tiemblen las agencias de viaje si me toca al final el gordo de la Lotería del Niño.

“¿Tú también eres Baby Boomer?”. Esta es tu sección. Puedes contarnos cómo te sientes después de los 50. Qué te gusta, como te va la vida; tus aficiones. Nos encantaría hacerte visible, ponerte cara y que digas: “Soy Babú”, con orgullo y una gran sonrisa.

Escríbenos a [email protected]

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

¡Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]