sanitas

Cómo preparar una tarta de las abuelas vascas

En mi viaje a Navarra pude comprobar además de su extraordinaria calidez humana, una cocina que me encanta.

A mí me gusta cocinar, pero cosa curiosa me gusta nuestra cocina tradicional. No le doy mucha importancia a esas presentaciones casi arquitectónicas y que finalmente llevan una judía o un guisante.

A través de la literatura y de los viajes, siempre me ha resultado espectacular nuestra gastronomía.

Siendo joven leí “Arroz y Tartana” de Blasco Ibáñez y os puedo jurar que la comida de Navidad aún sigue en mis recuerdos, intentando comprender cómo se podían engullir que no comer, tal cantidad de viandas.

Me encanta la cocina tradicional

Hoy sigo siendo una apasionada de las recetas de nuestras madres y abuelas, que a su vez ellas habrán aprendido de sus antepasados.

Pues en Navarra, volví a compartir esa mesa y mantel tradicional que tanto me gusta.

Uno de los días fuimos a comer cerca del Parque Señorío de Bertiz, nos habían recomendado que fuésemos allí a comer, que era una comida tradicional pero muy bien elaborada.

Como somos muy obediente fuimos y tengo que decir que fue un auténtico placer.

No pude resistirme a pedir lo que en la carta figuraba como “Tarta de las abuelas vascas”, que previamente me habían dicho que era una tarta de hojaldre, crema pastelera y nata.

Tanto me gustó, que os voy a contar la receta, que ya he hecho varias veces en casa y que considero auténtico pecado capital.

Os enseño cómo preparar nuestra tarta de las abuelas vascas

Vamos a necesitar un molde desmontable de 25 cm, 2 lámina de hojaldre, 1 brick de nata para montar y crema pastelera.

Primero haremos la crema pastelera y la nata

Lo primero es hacer la crema pastelera y guardarla en la nevera.

Después montamos la nata, os voy a contar un secreto, venden unos sobres estabilizantes para nata del Doctor Oetker, que se añaden directamente a la nata y se empieza a montar y consigues que quede firme y no baje a pesar de tenerla varios días en el frigorífico.

Recordar la nata siempre tiene que estar fría y tener como mínimo un 37% de grasa. Existe nata light pero para montar no nos sirve.

Ahora colocamos la lámina de hojaldre en la encimera, ponemos encima la base de nuestro molde, marcamos, cortamos y así ya tenemos la base. Untamos el molde con aceite y colocamos la base.

Colocamos el hojaldre

Con el hojaldre que ha sobrado, cortamos tiras finas que vamos acoplando alrededor del molde. Colocamos una tira y pincelamos con huevo. Seguimos colocando tiras y pincelando con huevo, hasta casi alcanzar el alto del molde.

Como tenemos que poner el hojaldre en el horno, si no hiciésemos nada se hincharía. Para ello con una rueda como la de la pizza o un cuchillo, hacemos incisiones en el hojaldre de la base para que no crezca.

Asimismo con las manos apretamos las tiras de hojaldre de los laterales contra el molde para que nos queden fijas y nuevamente hacemos incisiones en las mismas.

Si no estáis muy acostumbrados a manejar el hojaldre, podéis poner encima de la base papel de plata y colocar garbanzos o judías que pesan e impedirán que se infle el hojaldre.

Por fin al horno

Lo metemos en el horno a 180 grados. El hojaldre si está el horno fuerte se quema y no queda bien hecho. Todo es cuestión de paciencia.

Si habéis puesto peso en la base, cuando los laterales estén dorados, sacar el molde y retirar el papel y el peso y volver a introducirlo en el horn. Esto lo hago asi  para que la base quede bien hecha, es conveniente que los laterales los cubráis con papel de aluminio para que no se quemen.

Sacamos el molde y desmontamos, nos tiene que quedar una especie de cesta. Cuando el hojaldre está templado colocamos la crema pastelera hasta la mitad de la altura. Después hacemos lo mismo con la nata.

Metemos en la nevera y dejamos reposar unas horas.

Antes de servir añadimos cacao en polvo con un colador y almendra crocante.

¿Qué os parece mi tarta de las abuelas vascas?

En un momento de apuro podemos comprar la crema pastelera que venden hecha y la nata montada y en un ratito de nada, tenemos una estupenda tarta.

Pensar que aunque utilicemos productos hechos, no hay nada más sano que un buen postre casero.

Hasta la próxima queridos amigos.

Os quiero “Babús”!

Puedes seguir a Maite en su Instagram.

También te puede interesar leer: receta fácil de la quesada pasiega con chocolate

Maite
Maite Martin, apasionada de la cocina y Babú.
No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

¡Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]