¿Cuánto tiempo hay que guardar los papeles y facturas?

La pregunta de cuánto tiempo hay que guardar los papeles es una de las que surge cuando organizamos la documentación que tenemos por casa, o bien cuando nos llegan las facturas de los suministros. En general no existe una norma, y todo dependerá del tipo de documento del que se trate y de la importancia que este tenga.

¿Cuánto tiempo hay que guardar los papeles de la compraventa de la vivienda?

Si hay una documentación que debemos custodiar como oro en paño es toda aquella referente a la compra de la vivienda. Las escrituras y las notas del Registro de la Propiedad las debemos conservar durante todo el tiempo que seamos propietarios. Además, en el caso de una venta, también es aconsejable quedarse con una copia de la escritura de compraventa, así como con el contrato, durante al menos un lustro.

Por lo general la compra es formalizada mediante una hipoteca, de la cual también tendremos que guardar el papeleo. Este incluye no solo el contrato de formalización del préstamo hipotecario, sino también los recibos de pago. Estos deberán permanecer en nuestro poder nada menos que 20 años.

Documentos que debes guardar durante cinco años desde su finalización

Si en tu caso vives de alquiler, no será suficiente solamente con que guardes el contrato de arrendamiento durante el plazo en que este esté vigente. Deberás firmar a su conclusión un documento de rescisión y guardarlo, junto al propio contrato y a los recibos de pago, durante un plazo de cinco años.

Esto es aplicable también a cualquier otro alquiler, ya sea de locales comerciales, tierras u otro tipo de inmueble, caso de garajes o trasteros.

Otros documentos que se rigen por este mismo plazo son los relativos a préstamos o créditos al consumo o los contratos de seguro, junto a los correspondientes documentos acreditativos de haber efectuado los correspondientes pagos.

La documentación del vehículo

En lo que respecta a los coches, el plazo es menor que en los anteriores casos. Mientras esté en nuestro poder, aparte de la documentación es importante conservar las facturas de las reparaciones durante el tiempo que estas estén en garantía. Por otro lado, una vez que lo vendamos o nos deshagamos de él, simplemente tendremos que conservar la documentación acreditativa de la transferencia durante seis meses.

En este punto conviene citar la problemática cuando se financia el vehículo. Es posible que una vez acabemos los pagos nos olvidemos y demos todo por finiquitado, pero frecuentemente queda un paso sin dar.

Toda vez que se liquida el préstamo, hay que acudir al Registro de Bienes Muebles de la provincia en cuestión y ponerlo a nuestro nombre, pues si esto no se hace seguirá constando como propiedad de quien nos financió la adquisición.

Facturas de suministros

En cuanto a los suministros, debemos quedarnos cinco años con las facturas y los justificantes del pago de las mismas. Lo mismo sucede con pagos como los de la comunidad de vecinos o los efectuados a organismos públicos.

Ahora ya sabes cuánto tiempo hay que guardar los papeles para evitar problemas de titularidad, traspaso de derechos o reclamaciones incorrectas de servicios o pagos pendientes.

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Sobre nosotros

Babú Magazine es la primera revista online para los mayores de 50

Archivos
Categorías