sanitas

Tengo presbicia y miopía: ¿qué soluciones hay para mí?

La presbicia y la miopía son dos defectos de la visión bastante comunes a partir de ciertas edades. Tienen similitudes y también diferencias. Veámoslas.

Por una parte, la miopía afecta, aproximadamente, al 20 % de la población, es hereditaria y no es considerada una enfermedad, sino un desorden relacionado con el enfoque, afectando a la visión de objetos lejanos.

Por otra, la presbicia es lo que comúnmente conocemos como vista cansada y afecta al cristalino, que se vuelve rígido e incapaz de procesar las imágenes cercanas. Aparece con la edad, sobre todo a partir de los 40 años.

Qué tratamientos tenemos para corregir la miopía y la presbicia

En la práctica, muchas personas miopes solicitan cirugía refractiva cuando ya tienen también presbicia. Antes iban arreglándoselas poniéndose unas gafas en momentos puntuales, concretamente cuando necesitaban ver de lejos.

Sin embargo, cuando empiezan a notar que la visión de cerca también les falla tienen que decidir entre usar diferentes tipos de gafas (con corrección para la visión de cerca, monovisión, etc.) o pasar por el quirófano.

Dentro de esta última opción, veamos qué posibilidades tenemos.

presbicia y miopía

Cirugía refractiva

Es una especialidad oftalmológica que consiste en corregir quirúrgicamente los defectos refractivos, esto es, la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia. Su objetivo principal es que los pacientes ya no necesiten gafas ni lentillas, lo que mejora su calidad de vida.

La cirugía refractiva utiliza técnicas que pueden dividirse en dos grandes grupos. Por una parte está la técnica láser, que opera sobre la córnea; por otra, las intraoculares corneales, que consisten en la implantación de diferentes tipos de lentes dentro del ojo.

Cirugía en la córnea

El principal objetivo de los pacientes que se someten a este tipo de cirugía es lograr la monovisión sin necesidad de usar gafas, es decir, poder ver de lejos y de cerca como una persona de visión sana.

La forma de proceder del oftalmólogo es la siguiente: utilizando un láser, cambia la forma de la córnea para que un ojo tenga una visión clara y el otro una cercana.

presbicia y miopía

Incrustaciones corneales

Una alternativa más moderna que la anterior es utilizar pequeños dispositivos denominados inlays de córnea, que ayudan a corregir la presbicia. Se implantan en la parte frontal del ojo a través de un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que logra restaurar la visión de cerca.

Esto permite reducir la necesidad de usar este tipo de gafas, por ejemplo, para leer.

Estas incrustaciones pueden colocarse en diferentes sitios de la córnea. Unas estarán próximas a la superficie del ojo, justo por debajo de la capa externa más delgada de la córnea, llamada epitelio. Otras se colocan de una manera más profunda, concretamente en la capa media de la córnea, que es de mayor grosor que la anterior y cuya denominación es estroma.

Debido a que son implantadas más profundamente, estas últimas incrustaciones de córnea suelen tener más estabilidad, ofreciendo resultados más predecibles y duraderos. Por esta razón, parece que se ha convertido en la opción preferida para los médicos y pacientes interesados en cirugía refractiva.

Nuestro consejo

A la hora de elegir una clínica que trabaje con este tipo de cirugía, infórmate bien sobre su experiencia y sus resultados.

Por ejemplo los Servicios de Salud de Sanitas disponen de una amplia red de centros colaboradores en los que se puede confiar se tenga o no un seguro de salud. Además, la primera cita es totalmente gratuita y no hace falta ser de Sanitas

presbicia y miopía

Otras soluciones

Si no quieres someterte a una intervención quirúrgica, siempre te quedará la posibilidad de utilizar dos tipos de gafas: las de cerca y las de lejos.

Unas te corregirán la miopía y las otras, la vista cansada. Otra opción, para no tener que estar cambiando de gafas, es usar lentillas diarias y dejar las gafas para leer.

Las gafas son la forma más simple y segura de corregir los problemas de visión, aunque supongan una incomodidad y un gasto. Incluso hay personas que pueden usarlas sin necesidad de receta médica; normalmente, esto sucede si antes de que les apareciera la vista cansada gozaban de buena visión.

Para elegir el tipo idóneo de gafas, prueba diferentes enfoques hasta que encuentres aquellas que te permitan leer cómodamente a una distancia adecuada, comenzando siempre por las de menos dioptrías.

Con respecto a las lentillas, podemos decir que estas sí que tiene que prescribírtelas un médico una vez que te haya hecho el diagnóstico de tus dioptrías.

En conclusión, si sufres presbicia y miopía conjuntamente tienes diferentes soluciones para tratarlas. Aunque puedes utilizar varios tipos de gafas o combinar gafas y lentillas, lo más cómodo es que te sometas a una intervención quirúrgica en un centro especializado. Creemos que la cirugía refractiva es la más adecuada, siendo recomendados los centros de Sanitas por su dilatada experiencia.

Dentro de ella, por una parte, con la cirugía en la córnea podrás corregir ambos defectos oculares; por otra, las incrustaciones corneales de lentillas te evitarán usar gafas para la vista cansada.

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

¡Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]