sanitas

Sequedad vaginal después de la menopausia

La sequedad vaginal después de la menopausia es un problema al que te enfrentarás llegada a cierta edad. Puede parecer una tontería, pero realmente es un impedimento a la hora de mantener relaciones sexuales ya que, además de menguar el placer, puede provocar cierto dolor.

Por este motivo, en este artículo te voy a definir la sequedad vaginal y te voy a hablar de las mejores soluciones que existen.

¿Qué es la sequedad vaginal?

Sin entrar en consideraciones demasiadas técnicas puedo explicar que la sequedad o resequedad vaginal se da cuando los tejidos de la vagina no se encuentran correctamente lubricados y sanos. Normalmente, esto se produce por la disminución de estrógenos en el cuerpo. Estas hormonas se encargan de que los conductos vaginales se encuentren sanos y lubricados, ya que son los principales responsables de la generación del líquido que recubre la vagina.

Así pues, cuando los niveles de esta hormona disminuyen, tu tejido vaginal se encoge volviéndose más delgado, lo cual puede provocarte resequedad e inflamación. Ciertamente, recuerdo que cuando esto comenzó a pasarme me sentí muy incómoda, ya que esta sensación puede llegar a ser muy desagradable.

He de destacar que yo noté este cambio cuando me llegó la menopausia. No obstante, informándome sobre esta alteración he descubierto que también puede darse después del parto y durante el periodo de lactancia. Y que, además, ciertos jabones, detergentes para la ropa y lociones pueden afectar negativamente, al igual que ocurre con ciertos hábitos como fumar.

¿Cómo solucionar la sequedad vaginal después de la menopausia?

Siendo claras, la menopausia es algo que más tarde o más temprano te va a llegar. Por ello, lo principal es que tengas la información suficiente como para saber qué hacer y seguir disfrutando de una vida sexual y una rutina plena.

Existen diferentes métodos que pueden ayudar a que el líquido que reviste tus conductos vaginales se produzca en mayor cantidad y con normalidad. Lo único que tendrás que hacer es probar cada método hasta que encuentres el que mejor se adapte a ti.

Por último, también tengo que decirte que al perder este revestimiento estarás más expuesta a infecciones e irritaciones. Por tanto, poner medios para solucionar esto se convierte, además de en una necesidad vital, en un requisito de salubridad.

Tabletas vaginales de estrógenos

Cuando tu flujo vaginal normal disminuye, además de una sensación de aridez inusual podrás observar cómo las relaciones sexuales se vuelven incómodas e incluso dolorosas. No obstante, esto no significa que el sexo tenga que acabarse cuando tu menstruación te deja. Por el contrario, uno de los remedios que puedes utilizar son las tabletas vaginales de estrógenos.

Normalmente, estas tabletas contienen ácido hialurónico y ácido láctico que previenen y tratan el epitelio vaginal seco. Su efecto provoca el alivio de irritaciones, picores e inflamaciones.

Así pues, devolverán a tu vagina su humedad natural y ayudarán a que su pH se restablezca, aumentando la protección contra las enfermedades. Por último, hay que destacar que muchas marcas que llevan esto a cabo no tienen hormonas añadidas, ni conservantes ni olor, por lo que los efectos secundarios serán prácticamente nulos.

Cremas vaginales

Otro de los remedios para este problema son las cremas. Este formato es bastante más cómodo que las tabletas. Por lo menos es lo que yo he apreciado. No obstante, dependerá de ti cuál de ellos te produzca mejor efecto.

De cierto modo, la mayoría de estas cremas están pensadas para aplicarlas antes de las relaciones sexuales. Tienen una acción hidratante y filmógena. Pero además, también sirve para mantener una mayor humedad vaginal y prevenir la aparición de infecciones.

Por otro lado, en caso de que uses preservativo, no alterará para nada su funcionamiento y es totalmente inodora. Lo ideal es que, a la hora de mantener relaciones, tanto tú como tu pareja os lo apliquéis. No obstante, podrás usarlo normalmente para paliar la sequedad vaginal.

Anillo vaginal

Lo primero que debes saber de este método es que la liberación de hormonas y la absorción de las mismas por parte de tu cuerpo son imprescindibles. Por tanto, si no estás a favor de los tratamientos hormonales tendrás que descartar este método.

No obstante, también es importante saber que, además de la resequedad, ayuda a tratar otros síntomas propios de la menopausia, tales como los sofocos, la picazón o las infecciones de orina.

También es destacable el hecho de que debes consultar a tu médico antes de comenzar a usar este método. De lo contrario, podrías elegir un modelo equivocado para ti y te podría causar efectos secundarios. Así pues, si decides usar el anillo lo ideal es acudir siempre a tu ginecólogo previamente.

Tratamiento con dehidroepiandrosterona

Actualmente se están llevando a cabo muchos estudios con la dehidroepiandrosterona (DHEA) para el tratamiento de los síntomas propios de la menopausia. Ciertamente, no se ha conseguido demostrar hasta ahora que estos tratamientos tengan efectos reales sobre dichos efectos.

Lo que sí se ha sacado en claro es que puede mejorar la función sexual. Básicamente, esto se debe a que la administración de este suplemento consigue aumentar los niveles de estrógenos. Así pues, consigue acabar en cierto modo con la sequedad vaginal y aumentar la libido, que se puede ver afectada debido al estado menopáusico.

Los efectos y resultados dependerán, obviamente, de cada mujer. A mí me surtió efecto durante algún tiempo pero mi cuerpo acabó acostumbrándose. No obstante, probar nunca está de más, ya que puede ser un método efectivo y cómodo para ti.

Consulta con tu ginecólogo

Lo mejor que se puede hacer en esos casos es acudir al ginecólogo para saber cual es la causa de la sequedad o la lubricación adecuada y luego partir de una serie de análisis y tratamiento porque ese tipo de trastorno puede afectar tu relación. Mas cuando es difícil compartir este tema con tu pareja…

 

No te resignes, busca tu bienestar

Por último, antes de acabar este artículo quiero hacer hincapié en que la resignación no es una opción. En mi caso, desde niña siempre he oído que una vez que la menopausia llama a la puerta se acabó la vida sexual.

No obstante, cuando llegó mi turno me negué a ello rotundamente. Yo misma puedo entender que mi abuela y mi madre no se resistieran, ya que no había los avances de nuestros días. No obstante, ahora esto no tiene por qué ser ningún impedimento para mantener una vida sexual completa.

Así pues, no lo dudes más y busca una solución para tu sequedad vaginal después de la menopausia. Y disfruta así de cada etapa de tu vida como mereces.

También te puede interesar leer este post que ha gustado mucho sobre Relaciones más fluidas con lubricante casero

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

¡Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]