sanitas

¿Por qué engordamos con la menopausia?

 Engordar con la menopausia puede llegar a ser un problema para muchas mujeres, un punto importante es empezar este periodo dentro de un peso normal, e ir controlando el peso durante todo el periodo que dure. No se trata solamente de que ganes algunas tallas, sino de la probabilidad de que sufras otras enfermedades asociadas al sobrepeso, como el colesterol elevado o la hipertensión.

Los hombres, llegada la edad de la madurez (alrededor de los 50), también sufren cambios similares a las mujeres. Lo que les puede llevar a aumentar su peso y tener riesgos análogos.

 

Causas físicas y médicas

Tampoco pienses que vas a engordar con la menopausia sin poder evitarlo. Con unos sencillos consejos puedes adquirir hábitos saludables y mantener tu peso controlado.

– La genética es importante. Porque predispone a tu organismo a funcionar de una determinada manera, según la línea orgánica familiar. Los hombres no se libran y algunos tendrán más predisposición a ganar peso que otros.

– Ciclo de la menstruación. Forma parte de los cambios hormonales de cualquier mujer. Si has tenido hijos pronto o tu periodo de lactancia ha sido corto o has ganado mucho peso durante tus embarazos tendrás la tendencia a engordar durante la menopausia más que otras.

– Las hormonas. Aquí parece estar el factor más importante, que afecta tanto a mujeres como a hombres.

Cuando ambos sexos alcanzan el periodo de madurez (alrededor de los 50 años, pues es variable), el organismo cambia su ritmo y manera de funcionar. Ambos tienen las hormonas llamadas estrógeno, que están detrás de muchas alteraciones. Lo que varía es su cantidad: en las mujeres mucho más que en los hombres.

Si eres mujer, entrarás en los procesos menopáusicos. Si eres hombre, también cambia tu organismo; y, si son muy acentuados, se conocen como andropausia.

Durante esta etapa disminuye considerablemente tu producción de estrógenos. Estas hormonas influyen sobre otros compuestos relacionados con el control del apetito. De forma que el cerebro recibe mensajes confusos sobre cuándo tiene que activar la sensación de hambre y el deseo de comer.

Parece ser que la disminución de los estrógenos también está muy relacionada con la acumulación de tejido graso en ambos sexos. Por eso, es necesario que mantengas una vida activa, con ejercicio físico habitual. De esa forma, evitas perder masa muscular y ganar grasa.

engordar menopausia

Síntomas de la menopausia

– El metabolismo se vuelve más lento. Esto quiere decir que necesitas menos energía para realizar todas tus funciones vitales y no tienes que comer la misma cantidad que acostumbras. Porque todo lo que consumas de más se transformará en grasa.

– Se acumula grasa en el cuerpo. Por la disminución de estrógenos.

– Pierdes masa muscular. Es una transformación asociada al envejecimiento. Se pierde músculo y se gana tejido graso. Una actividad física habitual te va a ayudar a mantener tanto tus músculos como tu agilidad.

– Cambios emocionales. Te vuelves más irritable y con cambios acentuados en tu estado de ánimo. Ten cuidado, puesto que la depresión puede aparecer en tu vida, aunque no haya ninguna causa aparente, solamente provocada por los cambios hormonales. También es habitual que tengas dificultades para dormir y ansiedad.

No veas este proceso como una enfermedad, pues no lo es. Es mejor tomarlo como parte del ciclo vital natural de todas las personas.

– En algunas mujeres, puede aparecer cierta sequedad vaginal y dificultad para orinar.

– También pueden aparecer síntomas de enfermedades vasculares y endocrinas, como diabetes tipo 2 o aumento de triglicéridos y colesterol.

engordar menopausia

Cómo controlar el peso para evitar engordar con la menopausia

Si quieres saber cómo perder peso en la menopausia debes introducir cambios en tu estilo de vida  y llevar una dieta saludable, equilibrada y variada.

Además, incorpora una rutina de ejercicios para mantenerte en forma. Pero, si ya estás en ello, también puede ser un buen momento para cambiar las costumbres de alimentación y movimiento.

Aquí van algunos consejos:

1. Reduce las grasas que ingieres (sobre todo, las saturadas o procedentes de productos industriales). Puedes sustituirlas por grasas saludables, procedentes de nueces, almendras, semillas de sésamo, aguacates y pipas de girasol o calabaza. Contienen omega 3 y te saciarán entre comidas.

2. Limita también los azúcares simples y la bollería industrial. No te van a aportar los nutrientes que necesitas y se acumularán en los tejidos grasos.

3. Realiza cinco pequeñas comidas diarias, en vez de tres grandes. De esa forma, te acostumbras a comer menos, dado que no dejas que el hambre genere ansiedad.

4. Limita las carnes rojas. Es mejor que te acostumbres al pescado y, aun mejor, sustituyas las proteínas de origen animal por las vegetales, como las legumbres. Para que sean completas, solamente necesitas combinarlas con cereales o frutos secos.

5. No te saltes comidas (especialmente, el desayuno). Porque tu cuerpo necesita energía para arrancar el día, tras el ayuno nocturno. Cuando te lo saltas, tu organismo te va a pedir más cantidad de alimentos en la siguiente comida. A largo plazo, eso engorda.

6. La forma de cocinar también influye. Procura no tomar fritos. Es mejor cocinar al vapor u horno o un leve salteado. Y utiliza aceite de oliva virgen, que es el más saludable. Las especias y hierbas aromáticas, además de aportar sabor a tus platos, tienen propiedades muy beneficiosas para la salud.

7. No olvides el ejercicio físico habitual. Yoga, pilates, caminar, nadar o cualquier disciplina que te guste. Pero muévete.

Además, puedes encontrar otros medios, si te asesoras debidamente con algún especialista:

engordar menopausia

Dieta personalizada

Con una dieta personalizada , el nutricionista te enseñará cuáles son los hábitos saludables que necesitas desarrollar y cómo hacerlo. Según tus necesidades personales, te dará unas pautas para que aprendas a comer, es decir, a combinar los alimentos y que tu cuerpo vaya adaptándose gradualmente a los cambios en la alimentación.

El especialista tiene en cuenta si tienes alguna patología, además del proceso de cambios que estás pasando. A través de la dieta se puede mejorar cualquier situación orgánica. Sin duda, es lo más recomendable.

Balón intragástrico

Se trata de una técnica utilizada cuando otros métodos fallan o en determinados casos de obesidad. Se coloca un balón que ocupa una parte del estómago, a través de una endoscopia y durante un plazo de 6 meses.

De esta forma, comes menos y te sacias antes, dado que el balón ya ocupa un volumen dentro de tu estómago.

Tu médico tiene que evaluar si esta opción es adaptable a tus condiciones de salud.

Método apollo

Se trata de una técnica para reducir el estómago que se aplica en determinados casos de obesidad. No requiere cirugía, ya que se realiza a través de una endoscopia.

Pero sí se aplica anestesia general, por lo que requiere hospitalización. Tu médico podría recomendártelo si tienes un índice de masa corporal entre 30 y 40 o necesitas perder de 15 a 35 kilos de peso.

Para saber si el balón intragástrico o el método apollo  son la solución que necesitas para perder peso,  debes someterte a una valoración médica para conocer compatibilidad del método con tu estado de salud.

En definitiva, cuídate para evitar engordar con la menopausia. Es un proceso de cambios hormonales en el que tu metabolismo y ritmo corporal se van haciendo más lentos. Así evitas otros problemas de salud asociados al sobrepeso.

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Babú Magazine, la primera revista online para los más de 50!

Conecta tu negocio con la comunidad Babú!

Contacto publicidad Babú Magazine:
Daniel Angel
[email protected]