‘amor50’

Ensalada de kale con gulas, lista en 5 minutos

¡Hola Babús! Feliz año 2017

Ya estamos a punto de terminar las fiestas y me siento como el muñeco Michelin, muy hinchada. Es normal: picamos, vermut, cervezas, mezclamos vinos y todo lo que picamos precisamente no estaría en la parte sana de nuestra tabla.

Tengo claro que no me peso hasta que no pasen unos días. Estoy segura que si me subo a la báscula va a decirme: » ¡Baja idiota, tanto sacrificio para que en dos días lo hayas tirado por la ventana¡». ¿Probasteis las Patatas a la importancia de la semana pasada?

He decidido que desde hoy nos cuidamos, así que tomamos una ensalada.

Las ensaladas no tienen que ser aburridas, todo lo contrario puede ser muy atractivas y hoy vamos a hacer una de esas ensaladas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 Bolsa de kale de 200 gramos
  • 1 paquete de gulas de 250 gramos
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal
  • Cayena (opcional)

El kale es la berza de toda la vida, pero habitualmente no la veíamos en el mercado.

Ahora tampoco es fácil de encontrar. He mirado en varios supermercados y ,por ahora, solo lo he encontrado en Supercor y Mercadona. En el primero lo podéis  encontrar en la sección de verduras, junto a las coles y repollos; también en bolsa y lavado. En Mercadona solo está en bolsa y lavado. Teniendo en cuenta que es muy rizada, su lavado es más complicado que la lechuga que usamos habitualmente, por eso yo prefiero las bolsas que vienen con el kale lavado.

En una ensaladera vaciamos toda la bolsa de kale. Particularmente lo corto un poco con unas tijeras porque a veces los trozos son muy grandes.

Ponemos una sartén con el aceite que aproximadamente echaríamos a la ensalada y lo ponemos a fuego fuerte (9) hasta que esté caliente.

En ese momento echamos los ajos. Podemos poner los ajos bien en láminas o machacados con un prensador si no nos gusta encontrarnos los ajos. Bajamos el fuego para que no se nos quemen los ajos. Ponemos a fuego medio (6). Cuando están doraditos, echamos dos cayenas pequeñitas, de esas que vienen en los frascos de especias. Este paso es opcional porque si no nos gusta el picante, no pondremos cayena. Ahora añadimos las gulas y las rehogamos durante dos o tres minutos. Retiramos la sartén del fuego y cuando la temperatura haya bajado, añadimos el vinagre, para que no nos salte. La cantidad de vinagre depende de nuestras preferencias, a mí me gusta muy avinagrado todo. Volvemos a colocar la sartén a fuego medio (6) y rehogamos todo junto unos dos minutos.

Añadimos a la ensaladera y mezclamos.

Ensalada de kale con gulas
Ensalada de kale con gulas, delicioso plato para cuidarnos.

Nuevamente estamos ante un plato con enormes posibilidades de poder modificarlo:

  • Se pueden sustituir las gulas por salmón ahumado. En este caso haríamos los mismos pasos sin echar las gulas. Colocaríamos el kale en la ensaladera, añadiríamos el salmón ahumado en tiras y echaríamos por encima el aceite y vinagre con los ajos.
  • En ambos casos podemos añadir trocitos de queso de Burgos, rodajas de huevo duro, pimientos del piquillo, cualquier cosa que penséis hará que la ensalada esté rica.

Fijaros podemos tener varias bolsas de kale en la nevera. Las gulas como son congeladas y el salmón ahumado lo tenemos en paquetes envasados al vacío, son productos que no se estropean. Llegamos tarde a casa y en unos minutos preparamos una comida o una cena completa y rica.

¿Qué propiedades tiene el kale?

Tiene más hierro que la carne y más calcio que la leche. En Estados Unidos Michelle Obama, la ha puesto muy de moda por sus propiedades antioxidantes y su aporte calórico es muy bajo.

Precisamente, comentándolo con mi endocrina, me dijo que era una verdura buenísima y que no la cociera mucho. Le comenté que la comía cruda y me dijo que perfecto porque así aprovechaba todas sus propiedades.

El ajo que protege al corazón, protege el estómago, eliminando su inflamación y protegiéndole de determinadas bacterias.

Las gulas procedentes del surimi, no aportan grasas ni colesterol y, es un buen sustituto del pescado, y nuestro aceite de oliva del que no hace falta que digamos sus propiedades, porque son conocidas por todos.

¡Qué sano podemos comer y qué buena está esta ensalada¡

Por cierto, podemos llevar ensaladas al trabajo y es facilísimo conservarlas. En un frasco alto, ponemos primero todo lo que vayamos a poner en la ensalada, incluido aceite y vinagre y después añadimos la verdura que vayamos a utilizar, sin removerlo y  al día siguiente cuando vayamos a comerla es cuando lo mezclamos.

Ya veis que comenzamos nuestra operación traje de neopreno comiendo sano y haciendo ejercicio.

Nos vemos la semana que viene Babús.

Maite Martín apasionada de la cocina y Babú.
Maite Martín apasionada de la cocina y Babú.
No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Sobre nosotros

Babú Magazine es la primera revista online para los mayores de 50

Archivos
Categorías