‘amor50’

¿Quieres saber por qué no correr en Navidad?

Un aperitivo por aquí, una comida de empresa por allí, una cena familiar por allá, otra comida familiar el día después, y así un no parar de excesos en nuestro cuerpo. Y si hago excesos ¿Por qué no quemarlos corriendo?

¡Feliz Navidad por anticipado Babús¡
¿Os resulta familiar o conocido este modo de pensar de «a más comida más carrera o ejercicio»?
Atendiendo a la contabilidad, la idea es buena, ingreso más, gasto más, pero las cuentas por desgracia no son tan fáciles y conseguir un déficit calórico en estas épocas es bastante complicado por no decir imposible. Si añadimos,y asumimos, que llevamos todo el otoño sin correr o corriendo muy poco, sea por falta de tiempo, ganas, pereza o cualquier otra excusa.
Por suerte o por desgracia cuando empezamos a hacer un ejercicio los beneficios no son inmediatos, es decir, hago abdominales y no quemo ipso facto la grasa de la tripa, ni hago ejercicios de cadera y desaparecen las cartucheras, así que no os imaginéis que tras el atracón del día Nochebuena, me levanto el día de Navidad, me pongo a correr y bajo la comida, porque no es así.
Cuando hago un ejercicio lo que busco es producir un estímulo al cuerpo para que éste genere adaptaciones, es decir, hacemos algo y en unas 3 o 4 semanas notaremos los beneficios. Imaginaros, me pongo a trabajar el abdomen, cadera o brazos y, si somos constantes, al mes veremos menos flacidez y los músculos más duros. Recordar los brazos esculturales a los 50.
Pero no solo adaptaciones aparecen en nuestro sistema metabólico, nuestro sistema músculo esquelético, el que comprende músculos, tendones y ligamentos también se ve beneficiado y, al igual que el sistema metabólico, necesita de tiempo para adaptarse, si empiezo a hacer ejercicio de manera progresiva, los tendones y ligamentos se van fortaleciendo, si nunca hago nada o hago muy poco y un día hago mucho, los ligamentos y tendones pueden inflamarse y doler.
¿Qué pasa si nunca hago ejercicio o hago muy poco y en Navidades con más peso me dedico a correr más?
Pues que acabaré por lesionarme, tendré que parar, seguiré comiendo igual o más y acabaré irónicamente cogiendo más peso cuando el objetivo era minimizar el impacto de las Navidades.
Pero tranquilos Babús, estamos a tiempo de que esto no pase, estamos a un mes de las Navidades, tiempo suficiente para empezar ahora a prepararnos para correr o andar rápido y generar adaptaciones del sistema músculo esquelético. Si empezamos hoy mismo en Navidades estaremos preparados y podremos minimizar el impacto calórico de las Navidades sin ponernos en riesgo de lesionarnos.

Sin más demora, a partir de hoy mismo y, a más tardar este fin de semana; vamos a comenzar a andar rápido para generar las adaptaciones en músculos y tendones. Empezaremos por andar media hora, mínimo 3 días alternos en semana. Al menos haremos 3 días por semana.
La segunda semana en la que termina Noviembre y empieza Diciembre, mantendremos los 3 días de caminar rápido, pero subiremos a 35 o 40 minutos por día.

La tercera semana, la de los días festivos en medio, vamos a subir a 50 minutos por día, 3 veces por semana. Así los que os vayáis de viaje podréis hacer los deberes y no saltaros el entrenamiento.
Entramos en la cuarta semana la del lunes 14 al Domingo 20, aquí vamos a introducir una novedad, cada 5 minutos vamos a correr o trotar 30 segundos para iniciarnos en la carrera, en 50 minutos andando rápido habremos trotado unas 8 o 10 veces, a 30 segundos cada carrera habremos completado 4 o 5 minutos de carrera y habremos generado adaptaciones en nuestros tendones y músculos. En caso de no poder correr, podemos cambiar por subir escaleras de dos en dos.

 

Estirar siempre después de correr
Estirar siempre después de andar es muy recomendable Babús. Foto: Gtresonline

Quinta semana, llegan Nochebuena y Navidad, en esta semana, subiremos de 30 a 45 segundos por carrera y seguiremos andando rápido los 5 minutos de descanso activo. Intentaremos llegar a 60 minutos de actividad física 3 veces por semana.
Ya estamos en Navidad y no estamos corriendo mucho, pero sí hemos iniciado y hemos adaptado nuestro cuerpo para andar rápido combinado con unos minutos de carrera. Independientemente de la actividad que hagamos a partir de los 45 minutos de actividad física estamos metabolizando ácidos grasos.
No implica que podamos comer más, pero sí minimizar el impacto y además combinado con las recetas de la sección de nutrición de BabúMagazine y sus platos hipocalóricos conseguiremos unas Navidades más ligeras.

¡No olvidéis estirar después de andar y pasar una Feliz Navidad¡

Carlos García Martín Entrenador personal Fisioterapeuta Osteopata
Carlos García Martín Entrenador personal Fisioterapeuta Osteopata
No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Sobre nosotros

Babú Magazine es la primera revista online para los mayores de 50

Archivos
Categorías