¿Por qué me siento siempre cansada?

¿Es normal que te sientas cansada y débil todo el tiempo? Este es otro tema que preocupa a muchas de nuestras seguidoras. El cansancio puede significar muchas cosas, desde malos hábitos diarios que te impiden descansar como debes hasta algo más serio, como puede ser un problema de salud. Te explicamos cuáles son las causas del cansancio y la fatiga crónica. Sigue leyendo porque quizás puedas verte reflejada en algunos de los siguientes casos.

Ocho posibles causas del cansancio

El verdadero problema de estar cansada es que terminas acostumbrándote a él y lo adoptas como un estilo de vida. Para intentar remediar este estado, seguro que acudes a estimulantes como el café o las bebidas energéticas, pero terminan siendo solo parches.

Cuando se diluyen sus efectos vuelves a ese estado de agotamiento en el cuerpo y desearías tumbarte en cualquier sitio para descansar. Pues bien, vamos a explicarte las causas más importantes que lo producen y, de paso, intentar encontrar soluciones para que puedas aprovechar con energía las horas del día.

1. Enfermedad de la tiroides

El hipotiroidismo, o tiroides hipoactiva, es un trastorno en el cual la glándula tiroides no es capaz de generar la cantidad suficiente de algunas hormonas cruciales que controlan el ritmo de muchas actividades del cuerpo: el corazón, el hígado, el cerebro, la digestión, el crecimiento del pelo y de las uñas y la producción de energía.

La afección de la tiroides es más común de lo que se cree. Muchas personas la padecen y no se dan cuenta. El motivo de esto es que el hipotiroidismo surge lentamente, sin avisar de que existe un problema con la regulación de las hormonas tiroideas.

Las manifestaciones de este trastorno van desde mucho cansancio hasta una fatiga más crónica y acentuada, pero también puede producir mal humor, problemas de visión, aumento de peso y desequilibrios en el apetito. Todos estos síntomas se reflejan negativamente en tu vida cotidiana, afectando a tu salud.

La tiroides controla la velocidad a la que el organismo debe funcionar, por eso, si existe poca actividad tiroidea, podrías sentirte fatigada.

¿Cómo puedes solucionarlo?

Lo primero que debes hacer es acudir a un médico para que pueda recetarte un tratamiento contra el hipotiroidismo. Suele consistir en la ingesta de yodo radiactivo o diversos medicamentos antitiroideos que hacen que desaparezcan los síntomas.

Un remedio natural es eliminar el trigo de la dieta. Este cereal tiene compuestos que bloquean las hormonas tiroideas y no las deja funcionar de manera correcta. Eliminar el trigo promueve una reactivación de la generación de estas hormonas. En 2 o 3 semanas notarás un aumento de energía.

2. Mala calidad del sueño

Los diversos estudios que se han hecho sobre el sueño revelan que la mayoría de los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño para descansar correctamente. Sabiendo este dato, ¿te has preguntado cuántas horas diarias le dedicas al descanso? ¿Le das la importancia que realmente tiene para tu salud y tu vitalidad?

Cuando hablamos de sueño no nos referimos solo a la cantidad, sino también a la calidad. No dormir bien causa estrés y obesidad, y ello impacta negativamente en tu estado de ánimo, tu rendimiento cognitivo y tu energía. Por eso el sueño es tan importante.

¿Cómo puedes resolverlo?

Puede que tengas problemas para dormir y no lo sepas. Te acuestas, duermes 8 horas, pero te levantas igual de cansada que el día anterior. En esos casos es conveniente que empieces a practicar técnicas de relajación que preparen tu cuerpo para el descanso. Te llevará unos minutos diarios, pero te aseguramos que mejorará tu calidad de vida.

También puedes optar por tomar suplementos de magnesio que alivian el dolor muscular y promueven la relajación. La melatonina es otra de las opciones que debes tener en cuenta. Este suplemento ayuda a la producción y liberación de la hormona del sueño. Si te decides a tomarla, comprobarás cómo aumenta la calidad de tu sueño. Es un remedio natural, pues la melatonina es una sustancia que ya genera tu propio cuerpo.

Si este tema te preocupa en particular hemos escrito varios posts sobre el como por ejemplo: como dormir bien sin pastillas

3. Estilo de vida sedentario

Es uno de los males más comunes de la vida moderna. Seguro que te ves reflejada en lo siguiente: te levantas y coges el coche para ir al trabajo (vas sentada), llegas a la oficina y pasas (sentada) todo el día frente al escritorio o el ordenado; cuando terminas regresas a casa y te sientas de nuevo para comer o ver la televisión.

Un estilo de vida sedentario, sin hacer ejercicio, provoca una falta de actividad en el cuerpo que se refleja en dolores de cuello, de espalda y de cabeza.

Desde un punto de vista evolutivo, el cuerpo está hecho para moverse (caminar, correr o hacer pilates). Necesita actividad física para realizar las funciones de manera correcta.

El estilo de vida sedentario moderno va en contra de nuestra propia evolución como especie, y no es natural. Si practicas el sedentarismo te arriesgas a engordar, a tener mal humor o a desarrollar fatiga crónica.

Incluso puede afectar seriamente a tu salud mental. Se ha demostrado que una rutina sedentaria provoca una profunda inactividad cerebral donde reina la tristeza, la apatía, la despreocupación, la falta de motivación y un desánimo generalizado.

También tiene un gran efecto a nivel neuronal. La falta de ejercicio repercute en el estrés y la ansiedad, favoreciendo un cuadro de depresión y fomentando las enfermedades neurodegenerativas.

¿Cómo puedes resolverlo?

Las últimas investigaciones científicas han demostrado que la actividad física genera nuevas conexiones neuronales. Es el mejor remedio que existe para prevenir cualquier enfermedad: equilibra las hormonas, mejora la resistencia a la insulina y te ayuda a descansar mejor. El ejercicio te provoca cambios espectaculares que los notarás en la primera semana:

– Aumentan tus niveles de testosterona, mejorando el crecimiento muscular (con grandes beneficios para tu organismo).

– Mejora tu función sexual. Te mantiene la libido alta, reduciendo la probabilidad de infertilidad y retrasando el envejecimiento.

– Reduces la grasa corporal.

– Aumentan tus reservas de energía, manteniéndote activa y enérgica.

– Te ayuda a dormir mejor.

– Libera endorfinas que elevan tu estado de ánimo y tu buen humor. Predisponiéndote a abordar con mayor actitud los problemas cotidianos.

Si en la farmacia te vendieran una pastilla con todos los beneficios que produce el ejercicio, ¿la comprarías? Estamos convencidos de que sí. Entonces, ¿a qué esperas para hacer deporte?

cansada por amenia4. Estas siempre cansada y si fuera anemia…

Es posible que tu cansancio se deba a que tengas anemia. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 25 % de la población en el mundo sufre de anemia. ¿Qué es la anemia? Es el estado que puedes sufrir si tu nivel de glóbulos rojos está por debajo de lo que suele ser habitual.

Los glóbulos rojos llevan a cabo una función importantísima, pues se encargan de trasladar el oxígeno desde los pulmones hasta el resto del cuerpo a través de la sangre. La minoración de estas células dará lugar, a su vez, a la disminución del oxígeno a todos los tejidos de tu organismo. La falta de hierro es la causa más común de la anemia.

Este proceso, a la larga, puede ocasionar fatiga o cansancio crónico. De hecho, sentirse cansado todo el tiempo es un síntoma muy claro de anemia. En casos extremos pueden ocasionar desmayos y problemas digestivos.

¿Cómo puedes resolverlo?

Los síntomas de la anemia mejoran notablemente cuidando la dieta. Esta debe incluir alimentos ricos en hierro, vitamina B12 y ácido fólico. En tu cesta de la compra no puede faltar las frutas cítricas (ricas en vitamina C), verduras de hojas verdes, carne, productos lácteos, pimientos, brócoli, cereales y lentejas, entre otros productos. Esta es la manera más natural de abordar este problema.

Otra opción sería tomar suplementos de hierro y multivitamínicos dos o tres veces por semana, ayudando a reducir la anemia y mejorando las reservas de hierro, sobre todo en los casos más graves.

5. Diabetes

El cansancio suele aparecer cuando se tienen desequilibrios de azúcar en la sangre. Si los niveles de glucosa son demasiado bajos o demasiado altos aparece lo que se conoce como fatiga por diabetes.

Puedes experimentar un agotamiento mental y físico. Esto se produce por falta de insulina, que es la que se encarga de introducir la glucosa dentro de cada célula. La célula transforma la glucosa en energía, pero si no tiene suficiente glucosa, surgen el cansancio y la fatiga.

No eres consciente de estos desequilibrios hasta que notas los síntomas de la prediabetes o diabetes. El agotamiento, los dolores de cabeza, el mal humor y la ansiedad pueden ser indicativos de la fatiga por diabetes.

¿Cómo puedes resolverlo?

Tanto si eres diabética y tienes un tratamiento de insulina como si no, es importante que empieces a practicar ejercicio y cuides tu alimentación. Elimina, en la medida de lo posible, los alimentos azucarados como las galletas, los productos procesados y los hipercalóricos. En la redacción utilizamos todas  la app Nutri Score para leer los códigos barras de los productos sospechosos cuando vamos al super. Y nos llevamos muchas sorpresas! Te la puedes descargar, es muy fácil de usar, muy recomendable.

Come alimentos reales, saludables y orgánicos. Estos cambios en tu vida regularán el nivel de glucosa en tu cuerpo, recuperando paulatinamente la energía que creías ya perdida.

chequeos de cardiología para mayores de 50

6. Enfermedad cardíaca

La insuficiencia cardíaca se da cuando el corazón no está funcionando de la manera correcta. No es capaz de bombear suficiente sangre a los órganos, los tejidos y los músculos. Al ocurrir esto, el cuerpo comienza a mostrar una serie de síntomas que empiezan a dar la alerta.

Si practicas deporte y sientes que te falta oxígeno al realizar los ejercicios o te cuesta realizar actividades que antes hacías sin problemas, puede que algo esté fallando. Otros síntomas que aparecen son la fatiga (el corazón no bombea suficiente sangre a los músculos, dejándolos sin oxígeno) y los edemas (hinchazones) en las piernas u otras partes del cuerpo.

¿Cómo puedo resolverlo?

En primer lugar y sobre todo pasado los 50 y estas siempre cansada, es necesario ponerse en manos de especialistas médicos para por lo menos hacer un chequeo de cardiología para ver un diagnóstico que determine los factores de riesgo cardiovascular.

Pero esto no debe eximirte de cuidar tu estilo de vida. Las enfermedades cardiacas requieren de ciertos cambios en los hábitos y en la alimentación.

Eliminar la ingesta de alcohol, combatir la obesidad, cuidar la dieta y realizar terapias de resincronización cardíaca son acciones que te ayudarán a controlar esta enfermedad.

7. Estas  cansada por culpa de una mala alimentación

Al margen de tu forma física, la alimentación que consumes puede determinar los niveles que tengas de energía. Si te sientes débil de forma constante, te levantas cansada, tienes dolor de cabeza, de espalda o de piernas, es probable que sea por este motivo. La alimentación es fundamental, puesto que es la gasolina que tenemos para realizar las actividades diarias.

La fatiga y el cansancio son las maneras que tu cuerpo tiene de avisarte de la falta de nutrientes debido a una deficiente alimentación.

Pensamos en muchas ocasiones que comer es solo algo necesario, por eso te alimentas de cualquier manera para seguir funcionando el resto del día. Vivimos en un mundo rodeado de productos procesados no naturales para los que tu cuerpo no está preparado.

Y que no te proporcionan las vitaminas y nutrientes que demanda tu organismo. Por eso debes tener en cuenta que según cómo te alimentes vas a tener más energía o menos.

¿Cómo puedo resolverlo?

Dejar de lado la tiranía de los dulces no es sencillo. Sus azúcares llegan rápidamente a la sangre y te ofrecen una rápida sensación de energía que no es real. Son tremendamente adictivos para el cuerpo, provocando unos picos en la producción de insulina, desequilibrando sus niveles. Pero debes preguntarte: ¿estás proporcionando al cuerpo las vitaminas y nutrientes que necesita para funcionar?

Una dieta sana y equilibrada, con alimentos ricos en carbohidratos, proteínas y grasas saludables, te ayuda a mantener equilibrados tus niveles de azúcar. Comenzarás a sentir un bienestar físico, te aportará vitalidad y energía, reducirás el colesterol y los triglicéridos y, sobre todo, eliminarás esa sensación cansancio crónico.

8. Y si hay algo más… ¿qué podría hacer para estar menos cansada?

Puede ser que la sensación de estar cansada esté relacionada con otros motivos, como puede ser la artritis reumatoide, problemas con los medicamentos que estés tomando e incluso cáncer. Es recomendable que acudas a un especialista que evalúe tu caso y te haga un buen diagnóstico antes de que el problema vaya a más.

Esperamos que este post te haya ayudado y te deseamos muchos ánimos!

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Sobre nosotros

Babú Magazine es la primera revista online para los mayores de 50

Archivos
Categorías