Consigue humectar tu piel siguiendo estos 6 consejos

No es lo mismo hidratar que humectar, y aunque es importante tener una piel hidratada, conseguir humectar nuestra dermis es también esencial. Una piel humectada es una piel que favorece la retención del agua de sus células. Para ello, además de utilizar productos naturales con propiedades humectantes, desde cremas hasta algunos jabones, como los Jabonesde Glicerina Lida, es necesario fijarse en una serie de recomendaciones que nos ayudarán a reforzar este efecto en nuestra piel.

Nuestros 6 consejos para humectar tu piel

No frotes tu piel con fuerza

Cuando nos duchamos o lavamos nuestro rostro, nuestra piel podría deshidratarse en el proceso. Podemos evitarlo con una temperatura que no exceda de 38ºC, además del uso de productos con propiedades humectantes como jabones de glicerina. Estos productos no se usarán en grandes cantidades, además, es importante no frotar demasiado fuerte nuestro cuerpo. Siempre es mejor hacerlo con una esponja suave o un pequeño paño de ducha.

Cuidado con la frecuencia

¿Sabes que las pieles más secas no deberían ducharse más de una vez cada dos o tres días? Nuevamente recordamos que al ducharnos nuestra piel queda expuesta a un mayor estrés. Se recomienda, de esta forma, que la ducha sea una vez al día, pero en el caso de las pieles más secas el tiempo debería espaciarse.

Además de no sobrepasar los 38ºC, es interesante alternar el agua caliente con agua fría para estimular la circulación y prevenir así el envejecimiento cutáneo. Asimismo, si nos vemos obligados a ducharnos más de una vez al día, lo mejor es no permanecer más de 10 minutos en total bajo el agua.

Enjuagar y secar

No conviene abusar de los productos. Además, es importante retirarlos rápidamente minimizando el tiempo de contacto con la piel. Las duchas cortas y con agua fría al final hacen que estos productos se eliminen con mayor facilidad.

Una vez fuera de la ducha, es importante no frotar. Es mejor ir secándose con pequeños toques, pues de esta forma la superficie cutánea no sufrirá.

Piel seca antes de las cremas

Cuando te apliques lociones corporales piensa que tu piel debe estar completamente seca. Esto es debido a que si está mojada, esas gotas de agua impedirán que la crema se absorba bien.

En el caso del rostro, no abuses de los productos aunque sean naturales. Puedes poner una cantidad mínima, la que cubra la yema de un dedo. Como en el resto del cuerpo, jamás ejerzas presión. Se deben extender a toquecitos y de forma muy suave.

Contorno de ojos

La zona del contorno de ojos es una zona complicada, pues además de resecarse con mayor facilidad, cuenta con una piel muy fina y sensible. Hay, por tanto, que tratarla con mayor delicadeza que el resto del cuerpo.

Aplica con la yema de tu dedo anular el tratamiento. ¿Por qué este dedo? Porque es el que menos fuerza ejerce de toda nuestra mano. Realiza, además, movimientos circulares para que pueda activarse la circulación en esta zona.

El resto del cuerpo

Para el resto del cuerpo, puedes aplicar el producto en la palma de la mano. Luego, podrás aplicarla comenzando por la parte inferior del muslo, siempre hacia arriba y en forma de círculos para favorecer la circulación. Una vez termines con ambas piernas, realiza el mismo proceso en los brazos.

Tras las extremidades, será el momento del vientre, siempre con movimientos circulares, así como el de las nalgas y la espalda. Por último, no te olvides del pecho.

Si la piel no termina de absorber, sigue masajeando suavemente hasta que no quede ni rastro del producto, nunca seques con la toalla para ello.

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Sobre nosotros

Babú Magazine es la primera revista online para los mayores de 50

Archivos
Categorías