sanitas

La cosmética y las mujeres de más de 50

precticar_cosmetica_mujeres
En la foto productos de Dolce Gabbana, Estée Lauder, Dior, Lola make up, Clinique, Guerlain, Zelens, Giorgio Armani, Chanel, Yves Saint Laurent… Somos Babús y consumimos cosmética.

 

Pasado los 50 relación con los productos cosméticos es muy particular; mantenemos un vínculo con las marcas poco constante, en general somos infieles y desconfiados.

Las marcas nos enamoran con envases de sueño, nos tiran los tejos con promesas de piel tersa, joven y sin manchas. Nos cuentan cómo va ser nuestro futuro facial y corporal, acompañando fotos de mujeres y hombres a los que a menudo ansiamos parecernos;

Nos permiten probar, oler y sentir, un guiñarle un ojo a nuestros sentidos para ligarnos como consumidores; lo más probable es que caigamos en sus redes… que compremos.

Consumimos cosmética

Enamorados, y con la ilusión de un comienzo de noviazgo llegamos a casa; ya tenemos serum, crema hidratante, perfume nuevos y empezamos a llevarnos bien con ellos; qué bien nos cuidan, qué nuevo y atractivo nos parece todo.

No recordamos los novios, amantes y rollos de una noche que tenemos en el cajón; en su día, prometieron que los poros iban a cerrarse, que nuestra piel sería  luminosa, que las arrugas se difuminarían de la mañana a la noche; que el amor sería firme y eterno.

Nuevos pretendientes, cada quince días hasta que las cremas se quedan a la mitad, las mascarillas empiezan a llegar tarde y comienza el abandono; mentiras piadosas, excusas del tipo: esta noche se me ha olvidado desmaquillarme, el exfoliante…. ya me lo hago otro día; este tónico no me acaba de convencer…

Las mujeres de más de 50 consumen 3 veces más cosmética que la generaciones más jóvenes.

En cosmética nos gusta el cambio

Somos seres inquietos, y en cosmética nos gusta el cambio; nos enamoramos de una marca, de sus envases y poca veces sabemos nada de su contenido. Nos fijamos en el exterior, después en el precio; quizás desconfiamos de lo que prometen, adornos del marketing que a menudo nos confunden.

La venta se adorna hasta el infinito y, así como las marcas de cosmética deberían ser honestas con lo que prometen; sería bueno por nuestra parte centrarnos e intentar ser fieles a la marca elegida, utilizar el producto según las instrucciones de uso, ser constantes y confiar en nuestra elección.

Practicar la cosmética es como hacer deporte; la constancia y la disciplina son necesarias para obtener resultados. Aplicar un serum, un contorno de ojos, una crema facial debería ser nuestra rehabilitación diaria, que practicada correctamente hará que nuestra piel se sienta a gusto y funcione adecuadamente. (ayudan mucho dormir bien, cuidar la alimentación, dejar de fumar e hidratarse)

La cosmética también es cosa de hombres, a partir de los 50 hay que practicarla.
La cosmética también es cosa de hombres, a partir de los 50 hay que proponerse practicarla.

Proponerse practicar la cosmética es un reto que desde aquí vamos a recomendar y que vamos a practicar 7 días en semana. En Babú Magazine os enseñamos productos cosméticos que hayamos probado; todos adecuados a mujeres y hombres de más de cincuenta años; os contamos nuestras rutinas, igual que vosotros podéis contarnos las vuestras.

Tenemos personas probando productos nuevos, dando su opinión sobre ellos y cada semana elegimos nuestros favoritos.

¿Os animáis a practicar la cosmética con nosotras?

También te puede interesar leer: cremas antiarrugas, cuales elegir después de los 50

No hay comentarios
Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>