Letizia Ortiz, Máxima Zorreguieta: la belleza está en el interior

Llega Septiembre y volvemos a establecer propósitos y objetivos nuevos.

Ya en los quioscos están las revistas mensuales donde nos dan los avances y las tendencias de todo aquello que se va a llevar durante el otoño junto con consejos y recomendaciones para paliar los estragos que el verano hace en la piel, en el pelo y sobretodo en el cuerpo con los temidos kilos de más que cogemos durante el tiempo de vacaciones.

Empezamos a ver en el papel couché “dietas milagro” que nos prometen encontrarnos con una talla que quizás tampoco nunca tuvimos y todo en un tiempo record.

Todavía hay gente que cree en ellas, encontrándose de bruces con la realidad. Olvidando que la perfección no existe y que los cánones de belleza van y vienen como las olas del mar.

Hace décadas las mujeres eran voluptuosas y con formas. Llegados los años 90 nos vendieron la imagen de una hembra delgada y sin formas.

Con lo cual “ estar a la moda “ en lo que a cánones estéticos se refiere es difícil o imposible.

Cada uno de nosotros venimos a este mundo con un bagaje y unas formas definidas que difícilmente podemos obviar. Se nace rubio, castaño, alto, bajo, con piernas largas o cortas, con espaldas, estrecha de caderas, con labios delgados y pómulos redondeados, siendo en ocasiones complicado moldear la genética .

Máxima Zorreguieta o Letizia Ortiz son dos reinas del siglo XXI que llenan hojas de las revistas del corazón y lucen diseños de grandes firmas.

Cuerpos muy distintos que condicionan el resultado final. No tienen nada en común. Una de ellas con una tendencia a la delgadez y Máxima con un cuerpo ancho y grande.

Las dos tienen a su alcance todo para vestir bien, para lucirse. Se diría que en caso de Letizia por tener unas medidas mas escasas pueda sentarle la ropa mejor que a la reina de Holanda.

Pero repasando imágenes en Instagram me doy cuenta que poco tienen que ver los kilos en como lucir las prendas. Hay algo en el cuerpo que tiene que ver con la personalidad que influye de manera brutal en el resultado final.

Puede ser que Leticia tenga más abanico para poder elegir ciertas prendas por sus medidas, aspecto que no comparto, pero es tan rígida en sus apariciones publicas que trasmite poco o nada.

Todo lo contrario le pasa a la holandesa.

Su sonrisa, su espontaneidad hacen que sea aún más elegante y las prendas en su cuerpo olviden que no es perfecto.

A esta edad “Babú” en la que nos encontramos, reconciliarse con nuestro aspecto y aceptarlo no estaría de mas.

Resaltar lo bonito de nuestro físico y esconder aquello que no beneficie el look total seria perfecto.

La moda hoy en día y cada vez mas tienen en cuenta todo tipo de diferencias y quizás la clave esté en dejarnos llevar por alguien que sepa de moda y nos ayude a elegir nuestros looks aceptando nuestras imperfecciones. (Aquí os recomiendo a Delia Rubio la editora de moda de Babú Magazine que tiene un don para asesorar a las mujeres, su email es [email protected] )

Sentirnos favorecidas hace que olvidemos la talla que vestimos y la felicidad que eso proporciona hace que en el aspecto final brillemos con luz propia.

La belleza está en el interior no es una frase hecha es una realidad y se trasmite.

Escrito por Àsun Moreno Fidalgo

También te va a gustar este post de Asun sobre  Viajar sola

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>