Carolyne Roehm, pasión y flores

Carolyne Roehm es un icono de estilo, experta en el arte de recibir y apasionada de las flores y de la moda – ha sido la Presidenta del Consejo de Diseñadores de Moda-, decoradora con un gusto clásico, siente debilidad por el orden y la escala; ha escrito doce libros en los que enseña a crear belleza en nuestras vidas.

Es además una conferenciante muy entretenida, con un ojo tan educado para la finura que no se le escapa nada. Carolyne Roehm es una de las mujeres mejor vestidas del mundo, Manolo Blahnik ha diseñado un modelo de zapato que lleva su nombre.

Carolyne Roehm
El zapato diseñado por Manolo Blahnik que lleva su nombre, cumplió 30 años el pasado año. Foto: Carlyne Cerf de Dudzeele

Tiene tanto talento que además de escribir libros, hace las fotos de los mismos, pinta cuadros preciosos en acuarela y sus dibujos se utilizan como elemento decorativo para una línea dedicada al hogar. Es lo que se denomina una “workaholic”.

Carolyne Roehm en su casa de Weatherstone. Imágen Ken Bartle
Carolyne Roehm en su casa de Weatherstone. Imágen Ken Bartle

Mi “historia” con Carolyne Roehm comenzó en el verano de 1989, paseando por Nueva York, atrajo mi atención la portada de la revista Fortune, desde la que me miraba una jovencísima Carolyne con el título: “The Ceo’s second wife”. El reportaje era tan denso e interesante que se condensaría en una frase: no seas la primera esposa, sino la segunda…

Por aquel tiempo, ella estaba casada con el magnate Henry Kravis, un tiburón de Wall Street y la pareja reinaba en ese microcosmos neoyorquino del Upper East Side que engloba el mundo de la filantropía, dar y asistir a cuanta fiesta se celebre y viajar por el mundo en sus jets privados. La película “La Hoguera de las vanidades” reflejaba ese mundo a finales de la era Reagan.

Carolyne Roehm
Carolyne Roehn portada de la revista Fortune. Imágen: fortune.com

Pero Carolyne Roehm era diferente. Se levantaba a las 6 de la mañana para practicar piano y tenía su propio negocio como diseñadora de moda, siendo ella misma la mejor modelo con una talla 36 y altura “ad hoc”. Ese sueño se acabó años después divorciándose de Kravis y cerrando su empresa de moda.

Carolyne nació en Missouri hace 66 años y confiesa que ya desde pequeña su mundo era jugar a ser una princesa y convertirse en una diseñadora famosa; alimentaba su imaginación con lecturas como “ Lo que el viento se llevó”, “Orgullo y Prejuicio” y “Rebeca”.

Carolyne Roehm en su impresionante jardín. Imágen Sylvie Becquet
Carolyne Roehm en su impresionante jardín con uno de sus perritos. Imágen Sylvie Becquet

Después de acabar sus estudios en “Fine Arts en la Universidad de St. Louis” se traslada a Nueva York y tiene la fortuna de trabajar durante diez años con Oscar de la Renta como asistente personal, encontrando el medio adecuado para desarrollar toda su sensibilidad y pasión por la belleza; se convirtió en una experta en tejidos, texturas, colores y tendencias. El diseñador fue un extraordinario mentor y Carolyne lo recuerda siempre con mucho cariño.

Carolyne Roehm es la autora de numerosos libros, entre sus temas preferidos están las flores. Imágenes de su web donde podéis comprarlos
Carolyne Roehm es la autora de numerosos libros, entre sus temas preferidos están las flores. Imágenes de su web donde podéis comprarlos

Su vida personal tiene material suficiente para hacer una novela, con subidas gloriosas y bajadas dramáticas. Aprender para ella, es y ha sido, su mejor terapia y eso la ha convertido en la mujer interesante, de gusto exquisito y gran inteligencia que es ahora.

Amante de la ópera – ha pertenecido al consejo del “Metropolitan Ópera House de Nueva York” – confiesa que, en una etapa muy dura de su vida, escuchó más de sesenta veces “La Bohème”.

Si le preguntas quien es su diseñador preferido dirá que Yves Saint Laurent y elige a Hubert de Givenchy como el mejor decorador. Adora al pintor español Zurbarán y el escultor renacentista Giambologna es su preferido.

Carolyne Roehm
Diferentes espacios de su casa, en los que nunca faltan las flores. Imagen: Instagram @carolyneroehm

El año pasado, Rosa Costa, su secretaria – que merece por sí sola un artículo- nos abrió las puertas del exquisito apartamento de Carolyne en Nueva York; de esta forma mis amigas y yo pudimos comprobar “in situ” todo lo que cuenta en sus libros.

La casa olía a nardos, cada mesa tenía su jarrón con flores, Turandot se escuchaba de fondo y la atmósfera era tal que no apetecía irse. Celebramos esta visita tomándonos un té en su cocina, compramos alguno de sus libros que nos dedicó y sólo echamos de menos a sus perritos deambulando por la casa.

En este video podéis ver su jardín y parte de su casa, comprobaréis su pasión y absoluta dedicación a las plantas y las flores, el amor que pone en los detalles; su gusto exquisito, su forma de hablar y de rodearse de cosas bellas.

Carolyne Roehm ¿ no os parece una mujer única?

Escrito por Flor Lloriana

También te puede interesar leer:

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>