Sopa fría de calabaza con mejillones

Hoy os voy a preparar una Sopa fría de calabaza con mejillones, es perfecta para estos calores que estamos soportando; para mí es un calvario, no puedes caminar, tienes que esconderte del sol porque te derrite. Sé que quejarme no sirve de nada, pero no puedo remediarlo

Así que pensando, digo……. ¿Y si preparamos una sopa fría? y luego pienso y si en casa hay personas mayores. Todos sabemos que a ellos les gusta la comida caliente. Pues dicho y hecho vamos a preparar una sopa caliente para ellos y fría, fría para nosotros.

Ingredientes para 5 personas:

  • 1 kg limpio de calabaza
  • 2 cebollas dulces
  • 1 puerro
  • 1 kg de mejillones
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada
  • Aceite
  • Vino Blanco.
  • Unas hojitas de laurel

En el mercado compro mejillones gallegos, esos que son chiquitos y casi no están sucios, pero que en su interior tienen un soberano mejillón.

La calabaza la compro limpia, envuelta en una bolsa en Mercadona.

Lo primero limpio los mejillones de las barbas. En una sartén pongo dos vasos de vino blanco, como medio litro y las hojas de laurel. Cuando está caliente añado los mejillones y espero a que se abran estos.

Una vez abiertos y templados, separo el mejillón de la concha y cuelo el caldo.

A continuación pelamos y cortamos la cebolla y el puerro. Cortamos también la calabaza en trocitos. Como la calabaza es muy dura, podéis meterla en el microondas durante 3 a 4 minutos para que se ablande y partirla con comodidad.

En la sartén ponemos aceite en el fondo, añadimos la cebolla, el puerro y la calabaza. Salpimentamos nuestras verduras y las rehogamos durante 10 minutos a fuego medio (6)

Una vez que tenemos rehogadita la verdura, la ponemos en una olla con el caldo de los mejillones, si tenéis algún caldo de pescado en el congelador perfecto y si no añadimos agua. Tenemos que cubrir la verdura, es preferible que si hace falta después añadamos más líquido, pero tiene que quedar más bien como una crema no excesivamente liquida. Ponemos a fuego fuerte (9) al principio y cuando comienza a salir el vapor 15 minutos a fuego medio (5)

Retiramos del fuego y dejamos templar.

Abrimos la olla y con la batidora de mano, ligamos todas las verduras. Es entonces cuando comprobamos el punto de sal. Seguro que para mí no haría falta nada, pero quizá os pueda parecer sosa. Siempre os digo que el punto de sal es a gusto del consumidor, no existe ninguna regla que lo defina.

Colocamos la sopa en un bol y la dejamos en la nevera.

Cuando vayamos a servirla, añadiremos los mejillones, y aquellos productos que nos resulten atractivos. Un poco de cebollino picadito, albahaca picada con ajo y aceite, huevo duro …

Si no nos gusta la calabaza, podemos sustituirla por zanahoria o por cualquier verdura que se nos ocurra, por ejemplo puerro, el caso es poder obtener de un plato muchas variaciones.

Hoy he dicho con mejillones, porque dejamos la sopa hecha y cuando venimos muertos de la playa está lista para servir. No hay que encender la cocina para nada y, si tenemos una persona mayor a la mesa, podemos servirle una sopa caliente, con solo meter un plato unos minutos en el microondas.

¿Qué os ha parecido? es facilísimo ¿verdad? Es muy sano, no tiene un coste elevado y además es ligero.

Sabéis que en el reconocimiento de empresa, me indican que continúe con la vida saludable que llevo. Veis como es cierto que somos lo que comemos.

Un beso  y disfrutar del verano que os lo merecéis. Cargar las pilas para enfrentaros a todos los retos del año con tranquilidad. Hasta la semana que viene que seguiremos con más recetas fresquitas.

¡Os quiero!

Maite Martín apasionada de la cocina y Babú.
Maite Martín apasionada de la cocina y Babú.
No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>