Consejos para evitar malas posturas cocinando

Feliz CENA de Nochebuena Babús. Ha llegado el día “D”. El día en que el perímetro abdominal aumentará, el día en el que en la báscula las unidades pasarán a decenas y algunas decenas a centenas, el día en el que como todo está perdido, me como todo. Perdidos estaréis algunos al ver que el vestido de Nochevieja no os entra. No pasa nada todo tiene solución y el exceso de equipaje también.

Los más disciplinados llevarán tiempo, andando o bailando o las dos. Estarán perfectos y serán las estrellas que más brillen durante estas fiestas. Estrellas y estrellados, todos somos cómplices de las comidas y cenas copiosas. Y a la vez podemos ser víctimas ¿Cómo? Porque si vais a hacer de chefs y os pasáis horas cocinando sin preparación previa podéis lesionaros.

Recordar que la semana pasada os enseñábamos a evitar lesiones cargando peso, ya fuesen los regalos o el pavo de Navidad. Esta semana vamos a enseñaros las cosas que os pueden pasar por excederos en vuestra tarea de cocinar y qué hacer para prevenirlo. De esta manera podréis preparar todas las riquísimas recetas de la sección de nutrición y cocina sin sufrir. Aunque el verdadero sufrimiento es no comernos los ricos postres de Maite mientras los hacéis.

Lesiones más comunes por cocinar en exceso:

Manos y Codos: Pelaréis, cortaréis, mezclaréis, agitaréis, removeréis un sinfín de alimentos con vuestras manos, con los músculos de vuestros antebrazos y manos y puede ser que estos se vean afectados; entre los más comunes están la epitrocleitis o codo de golfista, epicondilitis o codo de tenista, tendinitis de De Quervain en el pulgar y túnel carpiano que es la comprensión del nervio mediano. Todo ello solucionable si estiráis un poquito las manos y no dejáis todos los platos para hacer en el último momento.

Cabeza, cuello y hombros: El hecho de permanecer de pie mucho tiempo probablemente inclinado hacia delante, puede hacer que vuestros hombros adelantados, empiecen a tirar del cuello a través de los músculos Trapecio y Esternocleidomastoideo (ECOM) y se os cargue el cuello y aparezca algún dolor de cabeza por contracturas. Al igual que antes unos estiramientos para el cuello serán suficientes para calmar el dolor.

Mención aparte los que os paséis removiendo y agitando  podéis desarrollar patología en los tendones del hombro, supraspinoso y manguito rotador. Si los tenéis ya lesionados intentar moverlos poco; si os molestan probar a poneros hielo para bajar la inflamación y tener cuidado al dormir de no apoyaros en el hombro afectado.

Espalda y pelvis: al estar echados hacia delante los músculos de la espalda se distenderán y dolerán, notaremos la espalda cargada y tendremos que sentarnos, para ello lo mejor es distribuir el peso entre los miembros inferiores y la espalda, para ellos bascularemos la pelvis en retroversión y flexionaremos ligeramente las rodillas y así evitaremos la aparición de contracturas en la espalda.

Cadera: ¡Qué cómodo es estar de pie ladeado hacia una cadera! ¡Y qué bien se lo va a pasar los tendones del trocánter y el cartílago de la cadera sobre la que carguéis el peso! Si no queréis acabar cojos por cocinar os recomendamos que intentéis cargar el peso en las dos piernas. Una opción para esto es tener un escalón cerca para poder apoyar un pie. Al hacerlo podréis cargar el peso hacia el pie del escalón y así evitaréis ladearos hacia una pierna.

Rodillas: aplicable es lo del escalón de la cadera, ya que lo más común al ladearse hacia un lado es hiperextender la rodilla y acabar con problemas de cartílago y tendón rotuliano por acortamiento de la musculatura. Alternar el escalón de pierna y veréis que no duele nada

Tobillos y pies: A no ser que presentéis una lesión previa o alguna deformidad del pie, mala pisada o defecto en los arcos plantares, raro es que os lesionéis de gravedad, pero como todos tenemos la musculatura plantar y posterior de la pantorrilla afectada, que mejor que hacer los ejercicios que os recomendamos para los tacones y evitar cocinar planos.

Cómo veis cocinar no es solo difícil por lo laborioso de los platos, hay que añadir que podemos lesionarnos y no es lo que pretendemos. Nuestro objetivo es estar en forma. La próxima semana haremos los propósitos de año nuevo para empezar el 2017.

Hasta entonces cocinar mucho y cuidaros más.

¡Felices fiestas Babús!

Carlos García Martín Entrenador personal Fisioterapeuta Osteopata
Carlos García fisiosesto.com
No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>