Un teatro de sentimientos

Por Javier Aguado

He tenido ocasión de ver esta última semana dos obras de teatro que se las  recomiendo y todavía tienen ocasión de ver. Son dos obras sin ningún paralelismo, pero que evidencian un teatro en cierto modo desgarrador, lleno de sentimientos y de buen hacer. Me estoy refiriendo a Edith Piaf, taxidermia de un gorrión, estrenada en la Sala Margarita Xirgu del Teatro Español hasta el 15 de febrero próximo y Un obús en el corazón en la Sala negra del Teatro Canal hasta el 5 de febrero

DIOSES O MITOS

La obra sobre Edith Piaf narra el encuentro ficticio entre una reportera especializada en fotografiar animales y la gran diva Piaf.  Dos mujeres de gran carácter, llevadas a escena por Garbiñe Insausti y Lola Casamayor, que se enfrentan en un combate lleno de ironía e ingenio y que se convertirá en una  auténtica disección acerca del origen, la naturaleza y la necesidad de crear mitos. Un viaje emocional y musical, a través de los acontecimientos que han propiciado el nacimiento y ocaso de una estrella, de una diosa, aunque  con pies de barro. A través de tres actores y unos pocos personajes, se retratan las sensaciones y los sentimientos  que  la artista ha tenido a lo largo de su carrera vital y profesional.

Un escenario sencillo, una iluminación perfecta en una habitación angosta, el camerino de la cantante, que es como una cuadrilátero. Ya en la primera escena,  Insausti emula a Piaf, interpretando un tema. La música y la luz se convierten en dos elementos imprescindibles de la obra: la luz permite situar en distintos espacios de tiempo y la música, conocer a esa mujer a través de la voz y la letra de sus canciones. Aunque Insausti interpreta en  directo varios de los temas más conocidos, con una voz maravillosa, no podemos considerar la obra como una musical.

Un auténtico duelo interpretativo entre estas dos actrices acompañados por Alberto Huici que realiza varios personajes, que van creando un juego de de espejos y sombras que les llevará a remover los fantasmas del pasado. Como si se trataran de un pájaro disecado se vacían por dentro. Las dos quedan despojadas de sus máscaras mostrándose tan cual son. Sabíamos que Casamayor era una gran actriz, pero por suerte a  Insausti la descubrimos ahora componiendo un personaje sin fisuras.

UN VIAJE A LOS RECUERDOS Y LA MEMORIA

La otra obra que quería comentarles es Un obús en el corazón , un monólogo desgarrador de Wajdi Mouawad, un autor del que recientemente vimos ese éxito teatral de Incendies, de origen libanés y exiliado desde niño en Canadá y que se está convirtiendo en uno de los dramaturgos más  interesantes a nivel internacional.  El actor, Hovik Keuchkerian, nacido en Beirut, de padre armenio y madre española, también cuando contaba tres años sus padres emigraron a España huyendo de la guerra civil del Líbano. En 2003 se proclamó campeón de España de boxeo de pesos pesados y desde entonces compagina  el deporte con los monólogos que le han llevado a conseguir numerosos premios y reconocimientos.

Y es que es espectacular verle actuar en un escenario casi desnudo,  enfrentándose a un papel dramático con una potente historia que describe sus vivencias al abandonar un Líbano sumido en la guerra. Un desgarrador relato que le toca al actor muy de cerca, ya que también tiene que abandonar y huir de su país años más tarde.

Cuando en esa noche heladora y oscura suena el teléfono y oye la voz de su hermano que le dice “ven deprisa”, no sabe bien por qué se le agolpan los recuerdos del calor de la infancia feliz, de la belleza de su madre. Se inicia entonces un viaje hacia los recuerdos y la memoria de una guerra cruel, aquella que le arrancó de su tierra soñada.

El actor Hovik Keuchkerian
El actor Hovik Keuchkerian

Santiago Sánchez dirige este monólogo en el que reconoce que “más allá de la guerra y la enfermedad, Un obús en el corazón te enfrenta a todos aquellos momentos en la vida de cualquiera en los que te ves obligado a encarar el miedo para crecer y reconocerte”. El texto que tenía guardado Santiago Sánchez  en un cajón desde hace años, ha encontrado un gran protagonista en este actor candidato al Goya de este año como actor secundario por su trabajo en la película Alacrán enamorado.  Un gran texto, un gran actor y un buen director. Todo  un acierto.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>