Consejos antes de practicar yoga después de los 50

Saludos a todos Babús, después de hablar de las distintas fuentes de proteína, retomamos los distintos ejercicios que podéis hacer, hoy vamos a hablar del Yoga y si hacerlo o no después de los 50.

¿Qué es el Yoga ?

El yoga es una disciplina que engloba varias áreas, tanto el plano mental como el físico, a través de la meditación y el ejercicio que se conoce como Yoga, aunque en realidad se trata de un tipo de Yoga, exactamente Hatha Yoga.

El Hatha Yoga o Yoga a secas para simplificar, es un tipo de ejercicio, que implica determinadas posturas y movimientos conocidas como Asanas, muy útiles para trabajar ciertas zonas del cuerpo y para ganar flexibilidad y elasticidad.

¿Quieres aprender todas las técnicas de yoga en casa?

Beneficios del Yoga después de los 50:

Las posturas iniciales o asanas, trabajan la musculatura de la espalda, para poderse mantener erguido, en una postura correcta e ir tonificando la musculatura de la espalda, por lo tanto puede ser muy útil para aquellos que sufren dolores de espalda, se parte de una posición de piernas cruzadas y espalda erguida, para empezar la meditación.

A través de estas posturas también se aprende a respirar, utilizando los distintos tipos de respiración, esternal o costal alta, costal o costal baja y diafragmática, lo cual es muy útil para aquellas personas que sean muy nerviosas y sufran mucho estrés.

Con las posturas más avanzadas o asanas, como la del guerrero, se trabajan muy bien las caderas, se estiran muy bien los músculos de las piernas especialmente el psoas y se disocia muy bien la cadera de la espalda, por lo tanto aquellas personas que sufran problemas de espalda, cadera, rodillas o tobillos derivadas del acortamiento de la musculatura de la cadera, se verán muy beneficiadas.

Como bien decíamos algunas posturas también estiran los gemelos e isquiotibiales y aquellos con problemas de rodillas y tobillos notarán alivio e incluso desaparecerán dolores en los casos más livianos.

Las posturas más avanzadas, exigen de bastante fuerza en los brazos y musculatura del cuello, de hecho algunas posturas, pueden comprometer las vértebras cervicales al hacer el pino y apoyarse sobre el cuello.

practicar yoga después de los 50

Contraindicaciones del Yoga después de los 50:

Ahí radica el principal defecto o dificultad del Yoga y más en practicar Yoga a partir de los 50. La curva de dificultad y aprendizaje puede ser muy alta al principio y exigente, los más lesionados y menos elásticos lo pasarán peor que en otros tipos de ejercicios terapéuticos, ya que la exigencia es mayor, a todo esto hay que añadir que según el profesional, complicará mas o menos la sesión, haciéndola más o menos difícil.

Por ejemplo, las posturas de meditación son útiles para fortalecer los erectores de la columna, pero si están muy inhibidos o atrofiados, al empezar desde una postura de piernas cruzadas y tronco erguido pueden doler más que mejorar, recordemos que para fortalecer un músculo hay que estimularlo suficiente para que mejore pero no para que empeore.

Si la musculatura de la espalda es muy débil, será mejor fortalecerla con ayuda de la gravedad, es decir tumbado bocarriba o en ausencia de ella como en el Pilates y natación respectivamente.

Respecto a las caderas que decíamos antes, si los problemas son musculares, los estiramientos de las distintas posturas aliviarán y probablemente hagan que desaparezcan los dolores, pero si los problemas son articulares, la cadera no podrá rotar y no se podrá colocar en la postura inicial de piernas cruzadas, lo cual dificulta la práctica del Yoga.

En el caso de rodillas y tobillos, la cosa es bastante parecida, ya que pese a que los estiramientos mejorarán las articulaciones mencionadas, en el caso de problemas articulares de la rodilla, la comprensión por la posición de piernas cruzadas empeorará la sintomatología y signos de la condromalacia o artrosis de rodilla.

practicar yoga después de los 50

Conclusiones sobre si nos conviene practicar Yoga después de los 50

Si vuestro fisio, médico os recomienda hacer una disciplina para relajaros, estirar la musculatura, no presentáis problemas articulares graves y estáis un pelín en forma o cogéis un profesor o profesora que de un nivel bajo el yoga a los 50 es vuestra opción.

Si por el contrario, necesitáis rehabilitar la espalda o la tenéis muy débil, mejor empezar con otra técnica. Luego pasaros al Yoga  ya que es muy desafiante y como estilo de vida puede ayudaros tanto mental como físicamente. Al final son muchas ventajas y pocas inconvenientes.

Sin olvidar como siempre que para mejorar la práctica de Yoga rehabilitar la espalda, y tener menos volumen es importante cuidar la nutrición para mantener el peso a raya y cuidaros!

Carlos García fisioosesto
Carlos García www.fisiosesto.com
No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>