Feininger, una gran retrospectiva en la Fundación March

Por  Javier Aguado

Hay exposiciones que posiblemente no hagan obligatoria su asistencia a la gente de forma masiva, pero que sin embargo, te enriquecen, te abren  a nuevos conocimientos, siendo muy difícil que  puedan volver a repetirse. Este es el caso de la retrospectiva de Lyonel  Feininger (1871-1956), que por primera vez se presenta en nuestro país de la mano  de la Fundación March que recoge en una muestra 400 obras y documentos de  este artista, americano y alemán, maestro de la Bauhaus y una de las figuras más conspicuas de la modernidad pictórica.

Esta muestra inaugurada el pasado día 2 y que permanecerá abierta hasta el 28 de mayo, supone el mayor esfuerzo realizado por una entidad española para dar a conocer el trabajo de Feininger y que llega escoltada por un exhaustivo catálogo que, representa a su vez, la primera monografía en español sobre este artista. La Fundación March ha querido señalar la rica creatividad de este autor que excedía los límites de una sola disciplina artística, coincidiendo en su inauguración con un concierto en el que sonaron las composiciones del artista.

feininger-

 

La exposición recorre toda la trayectoria de Feininger con obras de varias colecciones públicas y privadas de Europa y de Estados Unidos, con las que recorre tanto los diferentes medios en los que el artista trabajó – el dibujo, la gráfica, la pintura, la fotografía y la construcción de trenes y juguetes-, como los principales motivos y temas de su obra, que abunda en figuras o personajes urbanos,  en barcos y trenes, en paisajes y marinas, y en las arquitecturas seriadas de puentes o de ciudades que le inspiraron y que este artista convirtió en emblemas: Paris, Weimar, Halle, la ciudad costera de Deep, en el mar Báltico., el pequeña pueblo de Gelmeroda o los perfiles de su  Manhattan natal.

Aunque Feininger nació en Nueva York, sus padres, músicos de origen alemán, quisieron que se trasladara a Hamburgo para completar su formación musical cuando tenía tan solo dieciséis años. Esta doble pertenencia, americano y alemana, marcaría tanto su vida  como su obra. En Alemania se dedicó al arte y  se adentro en un género por aquel entonces incipiente, como la tira cómica. Poco a poco fue dejando la caricatura para volcarse de forma natural y progresiva a la pintura.

 

Exposición Feininger Fundación March

 

La muestra atiende el carácter primordial del dibujo en la obra del artista que comienza  con la caricatura y la tira cómica y posteriormente con las figuras grotescas y expresionistas de los años veinte hasta la depuradísima y cristalina pintura que acabara con la disolución de las formas.

El recorrido de la exposición se ordena en tres grandes secciones, la primera (la llegada de Europa de Feininger, 1887-1906), la segunda (Feininger en Europa 1907-1937) y la tercera (La vuelta  a América de Feininger, 1937-1956). La muestra también dedica otra sección- La ciudad en los confines del mundo-1912-1955- a un emplazamiento que ocupa un lugar preferente en la mitología personal del artista, un enclave imaginario en el que trabajó de manera continuada  desde 1912 hasta su fallecimiento en 1956, con el que tituló algunas de sus estampas y en el que acogía a la alegre comunidad formada por sus ghosties (fantasmitas),  sus personajes de fantasía y sus casas, trenes y puentes de juguete.

Una vez más la Fundación March ha acertado en su elección de dar a conocer al público madrileño la obra de un artista lleno de arte y de fantasía, propio de un miembro integrante de la Bauhaus, con  Klee, Kandinsky y Gropius, quien le invitó a formar parte del grupo.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>