Y La Bellucci llegó al Festival de Cine de San Sebastian

San Sebastián celebra la 65 edición de su Festival Internacional de Cine y, como siempre, la ciudad está a rebosar de gente que viene de todos los lugares del mundo para meterse en vena sesiones maratonianas de todo tipo de películas.

Una población tan pequeñita que en diez días tiene que ampliar y multiplicar sus espacios para acoger la cantidad de invitados y eventos que se dan a su alrededor.

Ayer recibía el Premio Donostia, La Bellucci.

A mi me gusta llamar a las grandes actrices  omitiendo el nombre y resaltando su apellido con el artículo en mayúscula.

Ella es hoy, una actriz a la altura de La Loren, La Bosé. Mujeres con un físico que llenan la pantalla dejando al público boquiabierto. Al observarlas te das cuenta que parecen pertenecer a ese lugar donde la belleza y el diablo pactan en silencio.

Apareció en el Velódromo de la ciudad que dicho sea de paso es el lugar con menos glamour del festival. Salió al escenario, por el mismo sitio por donde salen  los jugadores de baloncesto al campo. Decorado para la ocasión, La Bellucci caminó con un vestido de gasa rosa con una delicadeza y una dulzura que parecía elevarse.

Unos saludos de buenas noches en varios idiomas y unas escasas palabras de agradecimiento fueron lo único que pudimos obtener de ella abandonando el plató hacia los vestuarios del estadio de la mano de John Malkovich.

Consciente de su belleza reconoce que “si no hay nada detrás, nada va a suceder”.

“Llevo 25 años de carrera en los que he visto afecto, amor y respeto. Algo que necesitamos todos”, declaraba Mónica.

También revindica con sus palabras, “la falta de igualdad que aun hay en esa profesión donde los sueldos de las mujeres todavía  son más bajos que los de los hombres y lograr la equidad  forma parte de la lucha que debemos continuar.”_ declaró en una entrevista previa.

Ay, Bellucci! Espero que te hayas ido contenta de la visita aunque yo creo que no te hemos obsequiado con la mejor de las estancias para recibir tu galardón. A pesar de que trasformaste con tu glamour el escenario, recibir este obsequio  en el Kursal como días anteriores lo recibió Ricardo Darín te hubiese hecho mas justicia.

¡Si hasta en ese detalle hay desigualdad!

por Asun Moreno Fidalgo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>